20141022202649-zmey.jpg

Zmey Gorynych, por Andrey Mironishin.


Texto mitológico.


0. Introducción.
1. Nombres.
2. Variantes.
3. Descripción.


0. Introducción

El Zmej es un dragón macho de la mitología eslava.

Se lo conoce por diversos nombres dependiendo del país y el idioma y puede tener también diferentes características debido a ello, aunque todos comparten algunas de ellas.

1. Nombres

  • Zmey/Zmei (змей) en ruso o búlgaro.
  • Zmiy (змій) en ucraniano y en antiguo eslavo eclesiástico.
  • Zmaj (змај)/zmej/lamja en serbocroata (también aždaja en serbio y pozoj en croata), bosnio (también aždaha) y esloveno (también pozoj).
  • Zmij/żmij (en polaco).

2. Variantes

  • Chudo-Iudo (чудо-юдо) (variante rusa).
  • Smok/tsmok (смок/цмок) (Polonia, Ucrania y Bielorrusia).
  • Zmau/ismeju (en rumano, derivada de las anteriores).

La mayoría de estas palabras son formas masculinas de la palabra eslava para "serpiente". En algunas tradiciones eslavas (por ejemplo, en la búlgara), un smok es una serpiente ordinaria que se transforma en dragón con la edad (40 años, en este caso). Hay zonas donde se conoce al arcoiris como tsmok ("tragador") del que se dice que es un tubo que engulle el agua del mar y los ríos y lleva la humedad hacia las nubes. En Rumanía la figura del Zmau, deriva del dragón eslavo. Suele tener en más ocasiones apariencia antropomorfa.

3. Descripción

El Zmey es un dragón de múltiples cabezas (3, 7, 9 ó 12 cabezas) que respira fuego. El Zmey es también una criatura antropomórfica, que se ilustra mejor con el motivo del amante-dragón. El "amor del dragón" es un motivo popular en las canciones populares búlgaras. La mayoría de las canciones folklóricas que tratan sobre Zmey describen el amor de dragón, mientras que las dragones femeninas son más propensas a aparecer en canciones heroicas.


El Zmey se asocia principalmente con el fuego, y tiene el poder de lanzar flechas de fuego: rayos. El Zmey es extraordinariamente fuerte y esta fuerza puede transferirse al hombre que se come el corazón del dragón.

A diferencia de los dragones femeninos, el Zmej generalmente tiene una imagen positiva. Juega un papel de protector de su familia y tribu, y él es la buena fuerza demoníaca detrás de los fenómenos atmosféricos (el motivo del dragón como una buena fuerza demoníaca es común en el eslava del sur). Lucha con granizo, tormentas y fuertes vientos y así protege la cosecha de la destrucción.

Uno de los aspectos más interesantes del folclore del dragón búlgaro es la división entre los dragones macho y hembra. La hembra y el macho son a menudo vistos como hermanos y hermanas. A pesar de esto, son oponentes mortales: los dragones femeninos representan fenómenos climáticos destructivos para la agricultura, mientras que el dragón macho protege la cosecha y lucha con sus contrapartes femeninas. La oposición del agua / fuego también es importante cuando se consideran los motivos del dragón: los dragones femeninos y masculinos tienen características de agua y fuego, pero mientras que la hembra se asocia principalmente con agua, el macho es visto como una criatura ardiente.

En Rusia y Ucrania, una criatura particular tipo dragón, Zmey Gorynych, tiene tres cabezas, es verde, camina sobre dos patas traseras, tiene patas delanteras pequeñas y escupe fuego. Según una bylina, Dobrynya Nikitich mató a Zmey Gorynych.

Otros dragones rusos (como Tugarin Zmeyevich) tienen nombres turcos, probablemente simbolizando a los mongoles y otros pueblos esteparios. En consecuencia, San Jorge (que simboliza el cristianismo) que mata al dragón (que simboliza a Satanás) está representado en el escudo de armas de Moscú. Algunas estructuras prehistóricas, especialmente el Muro de la Serpiente cerca de Kiev, se han asociado con los dragones como símbolos de pueblos extranjeros.

Los dragones en Eslovenia son generalmente de naturaleza negativa, y generalmente aparecen en relación con San Jorge. Otros cuentos populares presumiblemente pre-cristianos relatan historias de dragones derrotados de forma similar al Dragón de Wawel polaco, es decir, engañándolos para que devoren lima. Sin embargo, el dragón no siempre es dañino para el hombre. El mejor ejemplo de esto es el dragón de Ljubljana, que protege benévolamente la ciudad de Liubliana y se representa en el escudo de armas de la ciudad.


Texto: Jakeukalane, traducido y re-redactado de Monstropedia (Zmej (archive.org) y Wikipedia (Slavic Dragon y Zmei).
Imagen: Andrey Mironishin. Imagen en tamaño completo aquí → Zmey. (antigua)

©Hyposs Productions. ©Andrey Mironishin