20180610210026-la-lluvia-de-sangre-y-el-mago-oscuro.jpg

Texto original.


¿La Lluvia de Sangre le dejaría pasar? Incluso él, el mago oscuro más viejo de todo el planeta, no conocía la respuesta.

Quería más poder, siempre lo hacía y sabía que el Poder Absoluto le esperara después de esa barrera.

Siempre había creído, como muchos antes que él, que si era cierto lo que decían las profecías y la barrera de la Lluvia de Sangre guardaba el Poder Absoluto detrás, entonces ningún poder existente en el mundo podría atravesarla, puesto que su fuerza sería también absoluta.

Pero él había sobrevivido a treinta cataclismos de poder (12 de ellos provocados por él mismo) y había descubierto que esa creencia era falsa. La barrera era muy fuerte, sí, pero no absoluta.

Lentamente, comenzó a formular la magia que rompería la Lluvia de Sangre para siempre. El remolino de color rojo, fruto de las aberrantes magias que crearon el Poder Absoluto, se detendría, y él abrazaría, por fin, lo que estaba destinado a ser suyo.

Las primeras grietas aparecieron en medio del torbellino rojo de energía: "¿Sería tan fácil?"

La Lluvia de Sangre sin embargo, era buena guardiana, había dejado que el mago se introdujera poco a poco, haciendo que descuidase su defensa: un estallido de energía pura retumbó alrededor del mago. El propio aire, incluso el tejido del espacio, chilló de dolor. Sin embargo el mago sólo sonrió: su fuerza iba más allá del cualquier otro conocido. Por encima suyo sólo estaba el Poder Absoluto. La Lluvia de Sangre sería buena en su trabajo, lo había demostrado a lo largo de siglos, manteniéndose sin un sólo rasguño frente a magos oscuros legendarios, que, con su muerte habían dado nombre a la barrera de energía. Los paladines y magos luminosos ni siquiera se habían atrevido (¡cobardes!) a intentar romper la barrera.

Pero el último mago oscuro estaba a otro nivel.

Con una confianza cada vez mayor, el mago fue desmoronando poco a poco las sucesivas capas de protección que iba armando la Lluvia de Sangre y salvando, incluso a veces ignorando por completo, las trampas que le ponía, dañinas hasta extremos insospechados.

Llegó el momento y el mago venció la voluntad de la Lluvia de Sangre. Con delicadeza, cogió con la punta de sus dedos la conciencia de la Lluvia de Sangre y se la tragó, devoró su energía.

No le haría falta una vez que adquiriera el Poder Absoluto, pero al mago no le gustaba dejar cabos sueltos.

Y llegó el momento: frente a él, crepitando en el vacío que creaba a su alrededor, brillaba y no-brillaba el Poder Absoluto.

Sintiendo que era un momento solemne, el mago midió bien sus pasos, disfrutando del momento.
Extendió sus manos, murmuró unas palabras de agradecimiento al mundo y engulló al Poder Absoluto.

Sonrió, su sonrisa fue infinita. Nada falló.

Volvió la vista hacia su planeta con un aire cansado. Ahora que tenía el Poder Absoluto ya no le interesaba esa pequeña esquirla de polvo en el espacio. Expandió su mente.

Recorrió sistemas estelares, galaxias, cúmulos y supercúmulos.

Supo que el universo era infinito pero a la vez no lo era. Llegaba un momento en que su mente se encontraba así misma. Aquello no podía ser, el Poder Absoluto, su Mente Absoluta, debería encontrar un lugar infinito donde lograr desarrollarse adecuadamente. Trató de rasgar las ataduras.

Poco a poco, lo consiguió. Al fin y al cabo, él era el Poder Absoluto.

Desgarró el universo y salió hacia el Multiverso infinito. Sus percepciones, infinitamente amplificadas, tantearon los bordes, sin encontrarlos.

—"Bien, ya está"— pensó. —"¡Lo hice!¡Los vencí a todos!"

—¡HOLA!— bramó una jocosa voz en su menté. Le pilló tan de improviso que arrasó innumerables universos.

Su mente se extendió de nuevo, pero no consiguió sentir nada diferente.

—¡BUENAS!—bramó de nuevo la voz: "BIENVENIDO AL MULTIVERSO 420. AQUÍ PODEMOS DIVERTIRNOS UN POCO, ASÍ QUE TE VAS A COMPORTAR Y ME VAS A CONTAR TODAS TUS EXPERIENCIAS... SOY UN PODER ABSOLUTO Y ESTOY ABURRIDO".


Criaturas: Mago Oscuro, Lluvia de Sangre, Poderes Absolutos.
Espacios Planares: Multiverso 420.


Nota I: Relato publicado por primera vez el 22/01/2012 en: La Lluvia de Sangre y el Mago Oscuro.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Jaroslav Panuška, modificada por Jakeukalane. Imagen original en tamaño completo aquí →Mago. Imagen modificada en tamaño completo aquí → El Mago Oscuro. (dominio público).

©Hyposs Productions.