20100504041308-sunarat.jpg

Criatura evolucionada del Frajiak, son seres honorables cuyo sentido de la responsabilidad nunca está en segundo plano.

Curiosamente, cuentan con tres capas de protección que adquieren según el desarrollo (o nivel) que adquieren. Ciertamente éste depende de la cantidad de personas a las que hayan ayudado o a las veces que exponen su vida para salvarlas; la primera capa es la de nivel iniciado, que vendría a ser simplemente su pelaje. Muchas veces de colores pardos, aunque se han visto verduscos, oscuros e incluso rojizos; le sigue la capa de roca con picas que vemos en la imagen, esta capa se adquiere con un nivel medio de experiencia, gracias a esta capa pueden "nadar" en los desiertos donde se los encuentra más comúnmente; por último viene la tercera capa, una de fuego que sólo daña a quienes él considera sus enemigos, pero resulta cálido y agradable cuando un aliado se acerca a esta llama.

Existen leyendas referente a esta raza: cuentan que la llama con la que luchan también los consume lentamente y si abusan de ella terminan en cenizas; también cuentan que existe una cuarta capa (de plata), que les otorga una postura bípeda solo alcanzable por una especie de hazaña muy poco común realizada por ellos o por sus aliados; también cuentan que el motivo de su vagancia por los desiertos es que buscan su ciudad originaria, perdida entre aquellas infinitas arenas.

Lo cierto es que estos seres son extremadamente amigables pues de las pocas veces que se los han visto, van junto un humano u otra especie karjiana.

Se parecen notablemente a los Tigres Sagrados dussianos.

Texto: Orlando Acuña. 
Imagen: Gutty.
Correcciones: Jakeukalane.

©Orlando Acuña ©Gutty ©Hyposs Productions.