20150126125901-los-kdieua.jpg

Texto original, ver inspiración en notas.


Los Kdieua 1  ("Teuthowenia Kdieuan") son bípedos y humanoides 2  pero dan la impresión de no estar hechos de carne. La materia de la que están compuestos es una masa oscura y globular de apariencia gelatinosa. Aunque no tienen ninguna fuente de luz en su cuerpo, una especie de halo luminoso, una neblina áurea y una luz centelleante rodean permanentemente sus cuerpos y todo lo que tocan. Su espíritu burbujeante y efervescente hace que siempre estén activos, alegres, y totalmente despreocupados y tranquilos. Al contrario que la mayoría de especies existentes en el Milegu, los Kdieua no ocultan su alma o Esencia en el interior de su cuerpo, sino que vaga libremente alrededor de éste.

Vivieron muchísimo tiempo en Alhgyuan. Antes, este planeta era muy hermoso. Estaba cubierto parcialmente por agua y los animales y las plantas vagaban alegremente por la superficie alhgyuana. Los Kdieua guardan gran parecido con sus parientes lejanos, los hazer, pero al contrario que estos, viven en el agua. Su cara posee pequeños tentáculos, que no obstante, no poseen una clara función, aunque los extienden al comunicarse con otros seres, como si captaran mejor el significado de las cosas.

Grandes superficies acuosas son tocadas por el peculiar encanto y energía de los Kdieua. Su peculiar forma de vida animó a todo el planeta a resucitar de una forma extrañísima. El mundo de Alhgyuan se volvió maravilloso, la vida estaba presente en todas sus facetas y en todos los lugares del planeta, incluso los más recónditos, perdidos y escondidos.

Y ocurrió lo que normalmente pasa en estas circunstancias. Los Kdieua empezaron a morir. No muy deprisa ni muy alarmantemente, así, la enfermedad se extendió. La muerte de los Kdieua y su enfermedad afectó de un modo horrible a Alhgyuan.

El planeta entero se convirtió en un pantano asqueroso, y cuando no, en desiertos gigantescos y en desoladas llanuras. Los últimos Kdieua tomaron una sabia decisión: Los individuos sanos crearon grandísimas burbujas llenas de un aire especialmente tratado para impedir desarrollo de la enfermedad. Así pues, los individuos recién contagiados fueron llevados a estas salas, allí por lo menos, no enfermarían más.

Los más afectados por la misteriosa enfermedad fueron recluidos en inmensos sarcófagos de cristal, dormitando en un estado de animación suspendida.

Y los sanos, crearon varias especies como los Morinfen para proteger a sus congéneres.

Pero ellos no se preocuparon de ellos mismos, siempre ocupados afanándose en proteger a los enfermos, ellos mismos acabaron por caer en la misteriosa dolencia.

Al final sólo unos pocos se quedaron en las Estancias de Piedra, haciendo preparativos para la recuperación de toda la especie.

Su actual recuperación está volviendo a resucitar toda la maravillosa esencia de Alhgyuan.


Mosaico de un Kdieua, por Jakeukalane
Es un mosaico encontrado en la capital de Alhgyuan, por Jakeukalane.


Con su vuelta también se han podido disfrutar sus festivales de arte kdieuano. Estos festivales son muy genuinos: No sólo utilizan la música y la danza para actuar, sino que también usan luces, olores, pensamientos y artes tan subjetivas que resultan incomprensibles para los seres humanos.

*1: La pronunciación real de esta transliteración del kdieuano es "Quideua" o "Quidegua" con acentuación en la e: "Quidégua". Volver.
*2: Las crías de Kdieua pasan tres semanas en pequeñas lagunas vigiladas por sus padres. Alcanzarán la apariencia bipodal cuando cuentan cuatro meses y medio de existencia. Volver.


Nota I: Inspirado en:


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Spidermilkshake, modificada por Jakeukalane. Imagen original aquí → Los Kdieua (deviantart). Imagen en tamaño completo aquí → Los Kdieua (imagen). Imagen modificada en tamaño completo aquí → Los Kdieua (imagen).
Imagen II: Jakeukalane, modificada de Peter Batson.

©Hyposs Productions. ©Spidermilkshake