20080320225040-demonio-d-aome.jpg

Nota I: Los demonios no existen, esto es un texto literario.
Texto original. 


D’aome es una zona de Hlon donde vive una pequeña comunidad de seres humanos, acosados permanentemente por los monstruosos seres que viven allí. Los Demonios de D’aome representan a una gran variedad de seres de los cuales el más representativo es el Demonio D’aome de la Selva, llamado Elnö. Este Demonio es un reptil monstruoso de casi ocho toneladas y media y los ejemplares más grandes pueden llegar a pesar más de nueve toneladas. Son muy agresivos y su rapidez, crueldad, tamaño y fuerza hacen de él un peligroso depredador.
Posee seis patas muy gruesas y que le otorgan su excepcional velocidad en carrera. Todas ellas están acabadas en enormes garras muy afiladas. En la cabeza, además de la tremenda mandíbula bien provista de dientes, tiene unas protuberancias características en torno a sus ocho ojos y tres cuernos gigantescos; dos rodeando a las descomunales fauces y otro a modo de cuerno, pero echado hacia atrás.
La rapidez de reflejos que le otorgan sus 8 ojos (dos pares de ojos reales y dos pares de ojos auxiliares) es única.
La denominación "demonio" quizá no se ajusta al uso normal de este concepto, pues a diferencia de otros seres considerados demoníacos, su esencia es fundamentalmente corpórea y no posee alas de ningún tipo. La designación de "demonio" en este caso se ajusta a características más abiertas.
Desde siempre los humanos acosados por estos seres los han denominado "Sauy´qqo" (pronúnciese: Sáu cúo) que quiere decir algo así como "Maligno y rápido", nombre que encaja perfectamente con la asignación de Demonio.
Dejando de lado el aspecto más o menos normal que tienen exteriormente los Elnö, es cierto que no son seres totalmente materiales. Su capacidad para metamorfosearse o poliformizarse es enorme.

Hay quien sugiere que los Demonios de D’aome deberían ser catalogados como especies indepedientes debido a sus innumerables diferencias, tanto morfológicas como de comportamiento. Sin embargo, hay muchas otras teorías que defienden la idea de que todos los Demonios de D’aome siguen un ciclo determinado de años en cada forma (si bien se pueden transformar cuando quieran). Esto querría decir que cambian cada cierto tiempo su "forma verdadera", manteniendo su capacidad de transformarse en cualquier otro ser vivo, exceptuando las formas posteriores del Ciclo.
Estos teóricos fundamentan sus razonamiento en las variaciones de población estudiadas en D’aome. Estas variaciones indicarían que los Elnö, los más poderosos de todos ellos, son la fase definitiva del denominado actualmente "Ciclo D’aomeiano".
Dicen los actuales estudiosos, críticos con la teoría del Ciclo en varios aspectos, que se requiere de un estudio más pormenorizado de las características individuales de cada Demonio para que se puedan considerar parte del Ciclo D’aomeiano y aducen que muchos de estos demonios presentan características sumamente diferentes. Por ejemplo, los Elnö, al cortar su carne, se muestra un tipo de sangre luminosa y muy fluida (esta característica es la principal causa que se le nombrara "Maligno" por parte de los humanos de D’aome) que otorga a los ojos y a los orificios superficiales del cuerpo del Elnö su particular brillo.
En cambio, tan sólo uno de los Demonios que se supone que se encuentra en los estadios intermedios del Ciclo D’aomeiano presenta un tipo de fluido interno similar.
Los que no apoyan la tesis "cíclica" en todas su posturas razonan que puede haber ciertos Demonios que no pertenezcan realmente al Ciclo, o incluso que pueda haber varios Ciclos simultáneo o que la "transición" de una fase a otras siga criterios mucho más complejos.

Las dos teorías principales (la tesis independiente y la tesis cíclica) cuentan con numerosas pruebas cada una, si bien es cierto que la tesis cíclica revisionista aúna los principales escollos que se encuentran en las otras dos teorías.

Nota II: La imagen, según tengo entendido, es algún tipo de carta que según algunos es falsa. La descripción que aquí se muestra no tiene absolutamente nada que ver con ningún juego de cartas. Noten también que estos seres son ficticios. Sobre los demonios reales, que muchos buscais y llegais aquí, he de decir que no existen, pues forman parte de la mitología cristiana (aunque hay muchos otros demonios, lo que se entiende normalmente por demonio está basado en esa mitología). Repito: los demonios NO existen. Además estos parecen más demonios dinosaurio que otra cosa.
Nota III: Tengo que agradecer al webmaster de Diccionario-sobrenatural el haber encontrado la imagen de este y de otros posts.

Texto: Jakeukalane.
Imagen: Andrew Hou. Imagen original aquí → Dinosaur demon. Imagen en tamaño completo aquí → Los Demonios de D'aome.

©Hyposs Productions. ©Andrew Hou