20110614154327-rosanegra-reverand.png

Texto original.


Pese a que hay quienes afirman conocer su orígenes, los Reverands surgieron de un poder presumiblemente maligno, del cual nada se sabe en la actualidad. Debido a que su nacer es el morir de un ser viviente, son muchas veces confundidos con los muertos en vida, los cadáveres animados e incuso se les llega a denominar como vampiros debido a algunas de sus costumbres.

Los Reverands son en realidad seres de piel de textura ósea que resurge del interior de un ser viviente entre dos y cuatro días despues de su fallecimiento.
Generalmente tienen forma humanoide, pero su fisionomía depende totalmente del ser del que nació, teniendo el Reverand una forma similar a la de su especie en vida. Difíciles de encontrar, son seres muy esquivos que prefieren el aislamiento en lugares oscuros, de preferencia bajo tierra, aunque debido a su gran versatilidad pueden sobrevivir en casi cualquier ambiente.

Temidos y repudiados en muchas culturas estos seres generan una cierta hostilidad hacia las demás criaturas con intelgencia. Esto se debe a la naturaleza cazadora de los Reverands, que deben alimentarse de la carne de una víctima aún viva para subsistir.
Es el sufrimiento de sus víctimas lo que les ha dado a estas criaturas la fama de torturadoras y debido a que a la hora de alimentarse no tienen reparos en atacar a ninguna especie, todas los ven como enemigos de su raza.

Incomprendidos y aborrecidos, estos seres suelen ser cazados como deporte por algunas razas, en especial las dichas "civilizadas", pero muy raramente se logra darle alcance.
Según dictan muchas tradiciones, quien logre herir inesperadamente el ágil cuerpo de uno de estos seres, obtiene el reconocimiento de la caza, sin necesidad de atrapar a la presa.
La muerte de un Reverand es algo prodigioso de ver; pese a su frágil apariencia son sumamente resistentes y pueden hacerle frente a la mayoría de las criaturas en un encuentro uno a uno.
Al morir un Reverand, el área alrededor del mismo se vuelve inusitadamente fértil. Es común ver unas pequeñas rosas negras de largos tallos y sin espinas aparecer en el lugar de la defunción, unas pocas horas más tarde. Son llamadas rosas reverand. Los pocos que han visto un evento de este tipo afirman que el cuerpo de estos se vuelve de un blanco sepulcral y que luego de transformarse en cenizas, tras unos segundos de agonía, se esparce hacia los alrededores, dícese para devolver la vida que quitaron en su estadía terrenal.


Texto: elheraldo. ¡Gracias por este genial artículo!
Revisión: Jakeukalane.
Imagen (Una rosa reverand):  dreamer7112. Modificada y retocada por Jakeukalane. Imagen original Rosa reverand. Esta imagen la encontré gracias a un buscador: devilfinder.

©elheraldo ©dreamer7112 ©Hyposs Productions.