20170417015713-la-trucha-y-la-luna.jpg

Texto original, inspiración en "truchas en la noche", ver nota I.


La trucha se movía por el río. El camino se lo conocía de memoria. La corriente seguía siendo la misma.

Y ahí estaba la luna. La luna siempre cambiaba. Pero a pesar de ello seguía siendo la misma.

La luna, ese lugar donde nadaban las truchas lunares... ¡Cran! ¡prun! ¡crask! Un estruendo la sacó de sus ensoñaciones. El ruido la sorprendía cada vez que se quería concentrar. La trucha tenía un problema.

Intentó encontrar la fuente del ruido. ¿venía de corriente arriba? El ruido quedaba fuera de su alcance. La trucha miraba a la medialuna y se preguntaba ¿cómo puedo librarme de este ruido? Pero nada, el ruido no cesaba. ¡Pras! ¡crun! sonaba como a ruido de botellas contra el suelo. A veces como tierra desparramándose.

La trucha empezaba a respirar mal, el agua estaba turbia. ¡Puum! una raqueta enorme aprisionaba a la trucha que no podía escapar del barro levantado que filtraban sus branquias.De repente se sintió muy ligera, podía volar. Vio un camión echando escombros cerca del río. El camión se retiraba impune. Su desinterés había hecho que parte de la carga se cayera al río y lo estaba taponando. El río ya buscaba otro lugar por donde continuar.

El río ya no era el mismo, pero seguía siéndolo. Al igual que la trucha. Ahora volaba hacia la luna cubierta con escamas de plata.

FIN


Nota I: Este relato fue hecho en un ejercicio de improvisación. Para ello se escogieron unas palabras y se hizo el relato. Las palabras escogidas fueron: problema, trucha, vocal, raqueta, medialuna, ruido.


Criaturas: Truchas, truchas lunares.
Espacios Planares: Tierra Neshl.


Texto: Avengium.
Imagen: Jakeukalane.

©Avengium ©Hyposs Productions.