20120223151024-moloch-gigantes.jpg

Los Moloc de Eðla, también llamados Moloches o Moloc Gigantes debido a su enorme talla, miden 3 metros de altura por 7 metros (sin contar la cola).

Estos seres idénticos a los Moloc de otros planetas 1, pero mayores, gobiernan el mundo árido de Eðla con mano de hierro. Los Moloc aprovechan su gran estatura, su coraza aguda y sus habilidades para imponerse sobre las multiples tribus a lo largo de Eðla. También cuentan con la ayuda de un pueblo vasallo, los Oijwef, unos fásmidos con complexión humanoide. Los Oijwef extienden la red de control de los Moloc donde sus amos no llegan y se encargan de detener a todos los conspiradores que encuentran.

Los Moloc de Eðla cuentan con varias habilidades que les han permitido llegar a esta posición de poder. Cuentan con un oído muy agudo, una vista que pueden sintonizar en infrarrojo o en espectro visible, una lengua bífida con la que captan partículas químicas, una glándula que desemboca en el tubo digestivo que prepara una bilis corrosiva y su piel, es capaz de cambiar de color; además cuentan con otras características más específicas. Unas habilidades mágicas relacionadas con la arena y una percepción anticipada del peligro.

Pero sin duda lo que más llama la atención de estos grandes tiranos, es su capacidad de absorber líquidos. Cuando hay un líquido en el suelo, y un Moloc de Eðla pone, por ejemplo, una pata sobre el líquido (y el resultado es igual para cualquier parte del cuerpo), éste sube por capilaridad a través de su espinosa coraza hasta su boca. Esto también le permite atrapar la humedad del suelo y la condensación, algo que usa a veces para chantajear a tribus que quieran sublevarse. Los Moloc de Eðla consideran a las hormigas azules de su planeta todo un manjar y pueden ingerirlas en grandes cantidades, tarea a la que los Oijwef dedican muchas horas para podérselas ofrecer a los Moloc.

Cuando el Moloc de Eðla se siente amenazado (raras veces) o cuando ve o presiente que va a sufrir un daño venido de arriba, mete su cabeza entre sus patas delanteras mostrando una masa bulbosa en su espalda con forma de cabeza, sin duda un mecanismo ancestral de defensa.

Los Moloc de Eðla ponen entre 3 y 10 huevos, pero cuando nacen, los pequeños se pelean a muerte hasta que solo sobreviven 1 ó 2.
Pueden vivir 30 años y con su muerte suelen sobrevenir luchas internas por el poder.

Criaturas: Moloc de Eðla, Oijwef.
Espacio Planar: Lwön.

*1: Los Moloc de Eðla son seres ficticios basados en los Moloc reales (Moloch horridus).

Texto: Avengium.
Imagen: LadyKylin. Modificada por Jakeukalane. Imagen original aquí.

©Avengium ©LadyKylin. ©Hyposs Productions.