20130621124206-las-hijas-del-sol-de-avarhun.jpg

En el Plano de Stucass se produjo una historia similar a las de las Hijas del Sol clásicas. Una de las millones de estrellas de ese Plano, Jitie, se enamoró de un ser vivo de enorme belleza. De esa unión surgieron las Hijas del Sol de Avarhûn (nombradas por el planeta en que fueron depositadas).

Las Hijas del Sol Avarhûnitas fueron muy numerosas , y se asentaron en los diferentes territorios de este planeta desplegando su habitual belleza (que podía llegar a matar a un hombre).

Éstas son unas de las principales diferencias con las Hijas del Sol clásicas, que son 12 y están en continuo movimiento alrededor de su planeta.

Todas las Hijas del Sol Avarhûnitas comparten algunos rasgos, como son una piel aterciopelada, luminosa y sin imperfecciones, unos cabellos sedosos y bien cuidados, unas manos y pies finos y delicados, etc.

Aunque normalmente casi todos sus rasgos físicos pueden cambiar manteniendo siempre esa capacidad innata que tienen, al nacer pueden ser tanto caucásicas, africanas, asiáticas, amerindias u otras. También pueden variar en su color natural de pelo siendo pelirrojas, morenas rubias, cobrizas, plateadas, púrpuras y otros. Esta variabilidad también se aplica a multitud de rasgos físicos y psicológicos.

Las Hijas del Sol son un pueblo pacífico y benefactor con todas las criaturas de su entorno. Aunque heredan la majestuosidad de su padre, no la demuestran de forma altiva sino aportando seguridad. Las Hijas del Sol se concentran en asentamientos respetuosos con la naturaleza y enseñan entre otros el arte de la utilización de las plantas a quienes lo solicitan. Comúnmente las Hijas del Sol viajan a otras tierras de Avarhûn para ejercer de artistas. Son conocidas las Hijas del Sol que congregan multitudes con sus relatos, sus bailes y sus composiciones artísticas.

En los territorios en los que se asientan bestias y tribus salvajes, las Hijas del Sol tienen que tomar una actitud más firme. En estos casos defienden sus fronteras tanto con las armas como valiéndose de sus atributos solares. Debido a esto ultimo se han ganado el sobrenombre dado por los Sátiros de Avarhûn de Angbraith, que en su lenguaje seria algo como las chamusca-cerebros. Este sobrenombre debe provenir del calor (actividad nerviosa) que tienen los cráneos de sus victimas al poco de morir.

La vida de una Hija del Sol es larga, ya que ni envejecen ni mueren por la edad. Sí que lo pueden hacer por enfermedades o heridas. En sus primeros siglos muestran una belleza juvenil pero pasado el primer milenio, la Hija del Sol muestra una belleza reposada, propia de la madurez. Las Hijas del Sol nacen cuando los rayos de Jitie tocan la superficie de Avarhûn. Aunque Avarhûn se ilumine periódicamente  esto pasa en singulares ocasiones. Al avanzar la zona de luz a lo largo de la superficie nocturna de Avarhûn, se van depositando en el terreno bebés de Hija del Sol (todos ellos hembras, pues no necesitan al género masculino). Cuando las demás Hijas del Sol ven un bebé de su estirpe lo cogen y lo llevan a sus asentamientos. En estos, las encargadas de cuidarlos los mantienen durante los primeros años. Estas nodrizas siempre suelen contar con varios siglos, o incluso milenios de experiencia en su profesión. Cuando los retoños de Hija del Sol cuentan con algo mas de inteligencia, estas mismas nodrizas les empiezan a enseñar los conceptos de su cultura.

Las ropas de las niñas de Hija del Sol están tejidas con finísimos hilos de Arañas Tiernaseda que protegen a sus portadoras de lesiones por caídas y otros percances. Estas finas ropas se tiñen con pigmentos naturales.

Cuando las Hijas del Sol han estado una década mas o menos aprendiendo sobre su cultura, son asignadas a diferentes tareas tales como: porteadoras de agua, lavanderas, costurera, etc. Pasados unos años pueden optar a otros trabajos.

Cuando llevan alrededor de dos décadas aprendiendo sobre su cultura están a punto de dedicarse al mismo trabajo de por vida.

En este punto, pueden elegir entre todas las ocupaciones: guardianas, investigadoras, arcanistas, estudiosas, comtempladoras de la naturaleza, pastoras, botánicas y un largo etcétera.

Las ropas de las Hijas del Sol son hechas de lana, cuero, lino, biso, seda de araña, seda de gusano, terciopelo, algodón, gasa, encaje, raso hilo de oro, organza, calicó y muchas otras. Estas son teñidas con pigmentos naturales. Las vestimentas mantienen el mismo estilo reconocible con el paso de los siglos a menos que suceda algún hecho importante en la vida de la Hija del Sol, en estos casos puede variar desde un motivo, la gama de colores, hasta un cambio de estilo total.

Las Hijas del Sol también aprenden a controlar sus habilidades solares. Aunque no se mueran de inanición ni padezcan ninguno de sus efectos asociados, las Hijas del Sol tienen variadas costumbres gastronómicas  todas ellas orgánicas  sostenibles, respetuosas con el medio ambiente y saludables.

Otra de las cosas que aprenden a controlar es su energía interior. Esta es percibida por ellas como una energía que algunas veces es potente y tranquila y otras clama por liberarse. Si una hija del sol se dejara llevar, su cuerpo se convertiría en un ente brillante de insoportable belleza.

Pero esto solo pasa en muy contadas ocasiones. Las Hijas del Sol en realidad tienen que esforzarse por dejar salir esta energía ya que están entrenadas para que en estado de reposo no muestren ninguna energía.  Las Hijas del Sol que han crecido salvajes, sin haber visto nunca en su vida a una de sus semejantes liberan esta energía con facilidad pero de manera tosca.

Si una Hija del Sol civilizada dejara escapar su energía,  al principio aparecerían unos brillos alrededor de su pelo, después, estos se irían extendiendo a todo su cuerpo, como si el sol la apuntara desde detrás  después partes de su cuerpo irían adquiriendo luz propia, a continuación el entorno se empezaría a oscurecer y un largo etcétera.

Por regla general, los seres vivos de Avarhûn no verían mucho mas allá  y por supuesto no verían nunca auroras boreales y resplandores cósmicos: cualquiera que viera oscurecerse el entorno, no volvería a ver la luz del día.

Los que vieran a una Hija del Sol mostrando su poder pero siguieran vivos, cargarían con secuelas. Algunas de ellas leves e imperceptibles, como un pequeño mareo o un ligero trabarse de palabras. Otros tendrían perdidas de visión y de audición, cegueras y sorderas. Otros revivirían el suceso en sueños, sentirían que les siguen, se les grabaría las cara de la Hija del Sol en cuestión, y diversos sintomas mas. Otros, con síntomas más graves sentirían crisis nerviosas, y tendrían urgencia de apoderarse de la Hija del Sol que ven en sueños (lo que conlleva a que ésta, al verle tenga que acabar con él en defensa propia).

Cuando una Hija del Sol lleva alrededor de un siglo integrada en su comunidad puede optar al cargo de nodriza. Es una profesión de gran prestigio, ya que son ellas las que cuidan de las nuevas generaciones. Una vez que una Hija del Sol ha encontrado una ocupación y un lugar en el asentamiento, los días transcurren entre esta ocupación y los momentos de ocio. Las Hijas del Sol gustan mucho de pasear por los pastos y bosques, y diariamente van a bañarse a alguno de los ríos que tengan mas cercanos.

Otras Etnias

Aunque hay individuos de Hija del Sol por todo Avarhûn, las Hijas del Sol Avarhûnitas no han explorado todos los continentes de Avarhûn. En algunos, hay tribus de Hijas del Sol que no saben unos de otros, mientras que en otros hay individuos no civilizados que causan bastantes percances.

Como la superficie de Avarhûn también comprende el océano  hay una gran cantidad de asentamientos en el lecho marino. Las llamadas Hijas del Sol Submarino, son unas Hijas del Sol adaptadas a la vida submarina. Esto ha hecho que puedan respirar bajo el agua y también les ha dado otras graciosas adaptaciones. Como las Hijas del Sol usan productos naturales, sus vestimentas están hechas íntegramente con telas y productos submarinos, mientras que crían peces y criaturas marinas para sus necesidades.

Un grupo de Hijas del Sol Avarhûnitas muy curioso, es el de Hijas del Sol Oculto. Estas Hijas del Sol viven bajo tierra, y rara vez ven la superficie de Avarhûn. Debido a esto, su pupila cubre todo el ojo, y tienen una piel muy blanca. Algunas veces, una criatura de las profundidades ha podido ver un resplandor que brillaba en alguno de los túneles  en algunas ocasiones estos resplandores se deben a las Hijas del Sol Oculto. Cuando alguna de sus congéneres decide hacer el ritual de partida, las Hijas del Sol Oculto preparan una partida a la superficie. En la mayoría de estas partidas encuentran bebés en la entrada de sus cuevas. Otras veces, no es tan fácil y tienen que adentrarse más en las tierras iluminadas.

Pero si hay unas Hijas del Sol que destacan sobre todas las demás  esas son las Hijas del Sol Soberanas. Las Hijas del Sol Soberanas se creen las dueñas de todo Avarhûn. Por esta razón  planean como aumentar su poder personal continuamente, y como establecer una red de Hijas del Sol bajo su control. Gobiernan unas grandes planicies llenas de lagos y piscinas. Las Hijas del Sol Soberanas usan estas piscinas para aumentar su energía interior ya que siempre que una Hija del Sol se baña, el agua con el que lo hace retiene una pequeña porción de su poder. Al bañarse en agua enriquecida sienten como el poder de otras Hijas del Sol les recorre embriagándolas durante unos minutos.

Las Hijas del Sol Soberanas compiten por ver cual es la que acumula mas energía  y han inventado un sistema para contabilizar esa energía  Según su escala, una Hija del Sol normal y corriente tiene un valor de 100 thr de energía solar en su interior. En un m3 de agua en la que se ha bañado una Hija del Sol no suele haber nunca más de un microthr. Esto no significa que las Hijas del Sol pierdan energía cuando se bañan, sino que es una energía que se crea con el agua. Los bebés de Hija del Sol suelen oscilar un poco con respecto a ese valor base estando algunos por debajo y otros por encima. Las Hijas del Sol soberanas recogen bebés con valores inusitadamente altos y los crían en sus palacios. Los demás bebés que recogen forman la base de su sociedad.

La sociedad de las Hijas del Sol Soberanas está muy polarizada. Mientras unas se dedican a mantener la sociedad realizando todos los trabajos y obteniendo los recursos que las permiten subsistir a todas, una elite de privilegiadas llamadas a si mismas las Radiantes disfrutan de todos los privilegios de la clase dirigente. Las Radiantes viven en suntuosas mansiones construidas de cristal que encierran una porción de bosque en su interior. Sus ropas están hechas con las más ricas telas y poseen multitud de cristales y joyas con múltiples características.

El valor thr de una Radiante (esos bebes con un elevado valor al nacer) puede oscilar mucho, desde los 125 hasta los 200 y mas arriba. Cuando un bebé radiante es asignada a una casa, la dueña de esta casa (otra radiante) la elige como su heredera y le enseña la cultura de las Hijas del Sol a su manera. En una casa pueden vivir hasta tres generaciones de Hijas del Sol Soberanas, pero cuando a la menor de ellas se le es asignada una radiante recién nacida, la mayor de ellas tiene que abandonar la casa.

Para codearse con las personalidades de las altas esferas de las Hijas del Sol Soberanas, una Radiante debe tener cerca de 500 thr (una cifra inalcanzable para casi cualquier Hija del Sol Soberana).

Cuando las Hijas del Sol han llegado a una edad muy avanzada, puede que quieran dejar Avarhûn, por lo que emprenden un ritual. Este ritual consiste en sentarse en un sitio y sólo ingerir un determinado alimento. Este alimento se da a lo largo y ancho de todo Avarhûn. Al sexto dia de haber cumplido con todos los requisitos para el ritual, al añochecer, cuando el sol va dejando que un manto de oscuridad cubra Avarhûn por un tiempo, a medida que el sol se va retirando se va llevando consigo a todas las Hijas del Sol, que han cumplido con este ritual. Quien sabe, tal vez a la mañana siguiente puede que deposite algún bebé sobre su superficie de nuevo.

*1: ¿Como puede ser que si los dos progenitores estuvieron juntos en el pasado, sigan naciendo Hijas del Sol después? Muy fácil, por el concepto de las Rationes Seminales o principios causados, fueron creadas de una vez, pero son diseminadas de manera periódica. Esto implica que en algun lugar del Milegu ya existen todas las que van a existir y solo se manifiestan en su planeta en un tiempo previamente estipulado.


Texto: Avengium.
Imagen I: Re-rian. Imagen original → Sun Daughter. Imagen en tamaño completo → Las Hijas del Sol.
Imagen II: maplegaming2013/Avengium. Imagen original → Adopted Elven Earth/Adopts Human Earth. Hecho con Four Elements Scene Maker.
Imagen III: Feannora. Imagen original → Sun Daughter. Imagen en tamaño completo aquí → Hijas del Sol (por Feannora).

©Avengium ©Re-rian  ©Feannora ©maplegaming2013 ©dolldivine