20131105133109-las-hormigas-de-edla.jpg

Texto original.


Las Mirmecocianas o Hormigas azules de Eðla son unos insectos similares a las hormigas de otros planetas 1  pero con cualidades diferentes.

A pesar de ser la comida preferida de los Moloc de Eðla —reinantes en todo el planeta — , lo que sería propio de cualquier especie de hormigas indefensas, esto no significa que las Hormigas de Eðla sean inferiores.

Esto es debido a que las Hormigas de Eðla son uno de los seres más inteligentes de su planeta. Las reinas, que refugian sus colonias bajo la ardiente arena del desierto, piensan continuamente en como conseguir más influencia.

Su inteligencia les permite mantener una civilización bajo las arenas, escapando de la abrasadora mirada de Qehyn, el sol de Eðla. Y es que, casi nadie en Eðla les da importancia. Pero en eso están equivocados: las Mirmecocianas con sus sentidos desarrollados, su gran resistencia y fuerza (a pesar de su tamaño) y su extendida sociedad son seres a tener en cuenta.

La razón por la que en Eðla no son tomadas en importancia es porque ellas lo quieren así, para poder trabajar con tranquilidad en sus colonias. Cuando tienen que ir a la superficie, siempre calculan el impacto que tendrá esto en su población y mandan a grupos de obreras criados para ello, para poder sobrellevar las pérdidas en caso de que las haya.

Se comunican mediante un sistema mixto de sonidos por medio de ruidos con las patas y la boca, estridulación (haciendo rozar dos partes del cuerpo), utilizando los segmentos del gáster y las mandíbulas y señales químicas. El lenguaje de ruidos con patas y boca es un lenguaje a corta distancia para comunicarse ideas elaboradas. El lenguaje a base de señales es de larga distancia para marcar caminos, vías de doble sentido, identificar que hay por cada camino, su afluencia de Mirmecocianas y demás.

Las Mirmecocianas miden apenas unos escasos 6 mm, con lo que los ruidos que emiten con las patas y sus otros lenguajes son inaudibles para todos aquellos que habitan Eðla y, aun así, en ese pequeño cuerpo cabe una buena inteligencia.

Se denoniman a sí mismas como las cris-chas-cruk-crak-crium-(feromona), algo que según expertos Cogi quiere significar "la Sociedad Inteligente".

Las Mirmecocianas tienen etnias muy diferenciadas, resultando hasta el punto en el que unas son estériles y otras no, dependiendo de la etnia a la que pertenezcan. Las Mirmecocianas viven muy poco, por lo que si quieren que algún nuevo conocimiento o un pensamiento original no se pierda con ellas, tienen que transmitirlo antes de 5 rotaciónes de Eðla alrededor de sí mismo. Diversos alimentos y sustancias pueden acortar o alargar su vida, pero rara vez una cris-chas-cruk-crak-crium-(feromona), dura más de 30 rotaciones.

Las Mirmecocianas se alimentan generalmente de materia orgánica (por orden de cantidad): en parte vegetal, en parte animal y en parte fungi. Dependiendo esto de la región en la que se encuentren, unas colonias se alimentan de hojas machacadas, otras de pétalos, otras de néctar, algunas de insectos, o cualquier otro animalillo, materia organica de incierto origen y, las más raras, de hongos, cercanos a los pocos puntos de agua de Eðla.

Las hormigas que son la base de cualquier colonia no duermen ni reposan nada a lo largo de sus 5 días de vida. Aquellas que puede que se requieran en un futuro sus servicios como individuos insustituibles, en ocasiones suelen hibernar. La reina, por lo general, tampoco descansa prolongadamente, pero descansa en la ceremonia de ingesta de sustancias revitalizantes, que además le quitan el cansancio físico y mental que pudiera tener.

La distribucion social de las Mirmecocianas es en colonias (Ess’inti). Cada colonia es la unidad poblacional. Cuando varias colonias se coordinan, esto se llama un Ess’ad (grupo)2, cuando varios Ess’ad se juntan, a eso se le llama un En’elmi (distrito), la unión de varios En’elmi da lugar a lo que llaman un Ech’eto (provincia) y por ultimo, la unión de varios Ech’eto forma un En’ina (país). Cuando se juntan los consejos de reinas, la cantidad de ellas presente en cada uno depende de la magnitud del tema a tratar.

Las Mirmecocianas se mantienen amistosas con sus vecinas y rara vez luchan entre ellas. En las cámaras en las que se guardan los escritos de las colonias suelen estar recogidos los tratados de no agresión y los tratados comerciales de cada uno de las colonias con las que tiene relación.

Las Mirmecocianas cuentan con la tecnología que se fabrican a partir de los restos orgánicos o minerales que consiguen del suelo de Eðla. Algunas de las cosas que han implementado en sus colonias son poleas, andamios, ancensores y el uso de engranajes hechos de madera en la mayoría de los casos.

Las Mirmecocianas están recolectando trozos de metal y otras sustancias extrañas en Eðla para construir un vehículo espacial con el que poder salir de Eðla. En el planeta Cradrakim, con una ecología similar al Cerrado de Brasil pero extendido a escala planetaria, se encuentran seres que los expertos aseguran son las Mirmecocianas del futuro, que por fin dirigieron su vehiculo espacial entre las estrellas y llegaron a un hábitat, que aunque no está exento de peligros (osos hormigueros), les permitió desarrollarse y fundar una prospera civilización.

Que en distintos planetas se den distintas épocas de la misma especie es posible debido a que los Planos Materiales del 0-Milegu, aunque muchas veces estables, no están del todo exentos de paradojas, y se producen viajes en el tiempo y simultaneidades imposibles en un mundo real.

Las Mirmecocianas tiene diferente psicología dependiendo de la casta que sean, la casta mas baja hace las cosas por instinto, casi por automatismo y, subiendo en la gradación, cada vez mas las Mirmecocianas usan la lógica. Las Mirmecocianas especialistas en algún oficio minoritario son muy inteligentes ya que de ellas depende desarrollar ese oficio.

Las reinas y demás lideres Mirmecocianas son seres que normalmente planean sus decisiones y movimientos con antelación y previniendo situaciones futuras. Las reinas son capaces de perder un objetivo inmediato, si con eso contribuyen a sus metas a largo plazo. También cuentan con una gran visión de conjunto. Ingieren sustancias que permiten mantener este nivel cognitivo y también algunas que proporcionan un momentáneo poder de telepatía. Por lo general todas las Mirmecocianas son bastante pragmáticas, incansables y persiguen su objetivo evidente más inmediato. Esta dedicación a su trabajo hace que, excepto alguien que este obligado a hacer arte o a divagar, casi no haya expresiones artísticas o espirituales en su comunidad.


La organización social tipo para las las Mirmecocianas es como sigue, cada uso social es a su vez una casta de Mirmecocianas, en orden ascendente:

Exploradores perdidos, Exploradores regulares, Construcción básica (obreros ob-1 hasta ob-5), soldados básicos, recolectoras, plantadoras, mantenimiento de la colonia, bibliotecarias, cartógrafas, nodrizas, recolectoras especializadas, constructoras especializadas, soldados de elite, y por último, los consejeros y la reina mirmecociana.

*1: Cosa que se prueba al descubrir en ellas lo que los Daren’Ga llaman el Aiúa Mirmeco. Estas palabras son legibles porque son Cogi, no Daren’Ga.
*2: La ordenación territorial de las Mirmecocianas no coincide exactamente con ninguna ordenación que pudieran sugerir las traducciones, es una ordenación única.


Criaturas: Mirmecocianas de Eðla (u Hormigas de Eðla), Mirmecocianas de Cradrakim, Moloc de Eðla, Daren’Ga, Cogi.
Espacios Planares: Lwön (Eðla, Cradrakim).


Nota I: La imagen es una hembra de una especie de heminóptero avispoideo (mutillidae) que parecen hormigas, aunque no lo sean.


Texto: Avengium.
Imagen: Autor desconocido. Imagen en tamaño completo aquí → Las Hormigas de Eðla.
Imagen II: Avengium. Imagen original aquí → Mirmecocianas Blue Ants Overview. Imagen en tamaño completo aquí → Esquema, Hormigas Azules de Eðla.

©Avengium