20180407034010-expedicion-nocturna.jpg

Texto original. Inspirado por la noche. Relato corto Expomanga 2017 de Avengium.


Era de noche, como desde hace incontables años. Pero esta noche era diferente para Karla, pues iba a participar en la caza de un despiertaluces.
Los despiertaluces eran temibles seres draconianos que prendían fuego a su ser cuando se enfadaban. Y esto era precisamente lo que la tribu quería. Enfadar a un despiertaluces y robar los globos solares de su piel.

Karla nunca había visto el Sol. Pero los ancianos contaban que en otra época había habido Sol sobre Onorkha. Un Sol tan grande que iluminaba miles de kilómetros de una vez, y qué de tanto en tanto desaparecía y volvía a aparecer. Siempre volvía a aparecer. Hasta un día que no apareció nunca más. Los ancianos no querían hablar de aquello.

Karla no podía dormir de la emoción. Aunque tendría que hacerlo si quería estar con fuerzas para cuando la expedición partiera. Rugh, el líder de la expedición, había plantado unos hongos explosivos que le avisarían de cuando partir. En Onorkha no era fácil saber cuándo dormir y cuando despertar a menos que uno no se fijara en los animales y sus ritmos.

Los hongos no eran animales, pero siempre estaban. A cualquier lugar que fueras, los hongos prosperaban. Y los había tan variados como las personas, quietos y pacientes, brillantes, que alumbraban el camino, de humor explosivo y otros que alimentaban al grupo.

El grupo de Karla era un grupo unido. Vivían en las Cuevas de Athkan y subsistían de la caza y la recolección. Pensando esto Karla se durmió. Mañana, cuando los hongos explosivos anunciaran una nueva noche, cruzarían las cuevas y conseguirían nuevos globos solares. Mañana sería una gran noche.


Criaturas: Humanos, Despiertaluces.
Espacios Planares: Lugares: Planeta Onorkha, Cuevas de Athkan.
Individuos: Karla, Rugh.


Texto: Avengium.
Imagen: KarenStraight. Imagen original aquí → Landscape #7. Imagen en tamaño completo aquí → Expedición nocturna.

©Avengium ©KarenStraight