20180929052500-eannari-mago-kexauniano.jpg

Eannari, el mago pintor, por blueberryme.


Texto original inspirado en la imagen "Fear of the blank page" de ffey. Ver nota.


Los Kexaunianos son una especie que se parecen a los Elfos pero que no lo son realmente, sólo pretenden serlo. Sus ancestros fueron una raza de magos humanos que volaron entre las estrellas para terminar en un planeta con un alto número de pueblos élficos y se mezclaron con ellos.

Pero esto no es importante para los Kexaunianos actuales.

Están atrapados en medio de una "guerra" no sangrienta contra otros Humanos y otros Elfos (los Kexaunianos se identifican a sí mismos como Elfos) y algunas de las especies como los Batluns —humanos-escarabajos— o los Wmutins —humanos-rinocerontes— que tratan con ellos los llaman Elfos también como muestra de respeto.

El conflicto es una guerra de ideas flotantes que pueden dañar: hechizos y medias palabras susurradas en el medio del bosque. Los habitantes de estas tierras eran muchos y poderosos y el espacio escaso. Querían quedarse con los bosques y las ciudades y no compartirlos con nadie. Como cualquier sociedad, desde que el mundo es mundo, hubo fricciones y desconfianza entre las razas dentro de las aldeas mismas: los humanos más irracionales siempre dicen que los Elfos son débiles y no llevan a cabo los deberes que están a cargo, como eliminar las bestias que pueden atacar las ciudades o el ganado; también incluyen a los Kexaunianos (los humanos los llamaron filoélficos) y los acusaron de vender información a los enemigos (lo cual es un misterio ya que todas las razas tienen formalmente una relación diplomática entre ellos y con cualquier otra raza mercantil como los Wmutins y los Batluns).

Algunos de los Elfos más apasionados, mientras tanto, llamaron "bárbaros" a los humanos por solicitar el final de cualquier vida animal y también llaman "humanos" a los Kexaunianos y no muestran amistad hacia ellos. Además, se burlaban de sus cuernos, llamándolos "no élficos" o cosas peores.

Cada raza estaba al cargo de la defensa de los campos por un período de tiempo: los humanos durante tres semanas del mes y los Elfos solamente la restante semana. Los Kexaunianos, ya que no eran reconocidos ni como Humanos ni como Elfos por todos, a veces estaban en un guardia y a veces en la otra, pero tenían que comportarse de la misma manera que el resto (como cubrirse los cuernos o ponerse orejeras modeladas como orejas humanas); de esa manera desde larga distancia eran identificados como Humanos o como Elfos. Las orejeras agregaron un inconveniente ya que no solo provocaban risas y apodos traviesos como "los de las orejas más grandes" sino que empeoraban su excelente audición.

Los Kexaunianos intentaron no enfurecer a ninguna de las otras comunidades, pero con eso corrían el riesgo de enojar también a otros Kexaunianos, ya que las injusticias continuaban. Como forma de escapar de la situación de siempre en el que el conflicto podía estallar en cualquier momento, los Kexaunianos desarrollaron varios sistemas mágicos para contrarrestar las maldiciones, conjuros y ataques con armas físicas que los Humanos y los Elfos intentaron de vez en cuando. Los Kexaunianos ancianos trataron de alentar a los niños a pensar dos veces sobre las cosas y probar otras formas de magia.

Al ser la minoría entre esas dos comunidades, los Kexaunianos habían aprendido de la peor manera que responder a los ataques de las otras especies no terminaba bien ya que los Elfos y los Humanos podían terminar sus disputas rápidamente, solo para "darles a los Kexaunianos una lección". A pesar de que los conflictos eran pocos, continuaban ya que ninguna de las tres razas llegaba al núcleo del problema.

Un día, un Kexauniano pobre llamado Eannari, tuvo un problema preocupante. Se ganaba la vida pintando imágenes de los paisajes de los entornos de la aldea, pero no pudo pintar nada.

Los recientes ataques, gritos, ruidos agudos en todo el vecindario, maldiciones fallidas (que terminaron incendiando un granero) no le permitieron pintar en absoluto. Siguió pensando en los mismos problemas una y otra vez y cuán egoísta y de mente cerrada era todo el mundo. Estaba tenso frente a su periódico, mirando sin ver la mesa, el viejo cuenco hecho por su abuela con su tinta especial o incluso a la habitación misma. Pasó horas de esta manera.

Su amuleto de cristal que usualmente le hacía más fácil encontrar la inspiración no resultaba una ayuda ese día, su túnica se pegaba a su piel y sintió que su collar, que llevaba el símbolo familiar, era más pesado que nunca.

Entonces, cuando tomó su pincel, hizo un pequeño hechizo en la tinta. A pesar de que no ha sido educado en alta magia, puso toda su voluntad en hacer un hechizo fuerte. E hizo la primera magia ren.

A pesar de que no esperaba que su gesto fuera exitoso, fue más allá de todo lo que podría haber imaginado. La sensación que experimentó cuando hizo su primer dibujo fue intensa, salvaje, pero su magia era primitiva, por lo que fue capturada en su pintura como un eco. A pesar de eso, cuando vendió la pintura enmarcada que hizo con la tinta encantada, el nuevo propietario quedó muy sorprendido y estupefacto. Vio las simples líneas de un toro corriendo entre los árboles y eso le hizo pensar en cómo estaba dañando inadvertidamente la vida silvestre poniendo vallas muy altas.

Al principio se enojó, pero luego le pidió que hiciera otra pintura, y luego pidió otra para sus amigos.

Sorprendido por esto, Eannari se esforzó en mejorar la magia ren, haciéndola más poderosa y precisa. Y los encargos eran cada vez más abundantes.

Entonces, de repente, la humilde casa de Eannari estaba llena de gente que quería ver sus dibujos y escritos.

Los dibujos en movimiento (mediante hechizos) eran ya conocidos en el pueblo. Era un estilo pasado de moda, pero todavía había pequeñas exposiciones. Sin embargo, lo que hizo Eannari no fue solo pintura en movimiento: fue capaz de describir las razones por las cuales las personas se enojaban, les hizo sentir las injusticias que creaban ante los demás e incluso les inspiró soluciones.

Para los Humanos, el aumento de los precios del trigo era un problema difícil. De vez en cuando los Elfos fallaban en proteger los campos de los Rjsumi en su deber mensual alrededor del pueblo. Los Rjsumi son una especie de ave gigante a la que le encantan las semillas —como a todas las aves— pero pueden comer media tonelada en un par de horas simplemente corriendo con sus enormes bocas abiertas, como una segadora.

Cuando un Rjsumi atraviesa sus defensas, se niegan a matarlos, por lo que pueden devorar semillas sin miedo alguno. Esto tenía la consecuencia de que algunos Humanos perdieran mucho dinero y otros no podían pagar el pan e incluso morían de hambre.

Para los Elfos, era horrible la sensación de terminar una vida; incluso no podían comprender la intención de matar mientras podía evitarse. Entonces, cuando veían a un Rjsumi, trataban de ahuyentarlo usando luces, sonidos fuertes y hechizos. Pero una guarnición no puede controlar haciendo eso a una familia entera de Rjsumi. Cuando los Humanos estaban a cargo, las órdenes simplemente eran las de cazar a los Rjsumi. Lo hacían de esta manera por dos motivos: tener carne abundante durante poco tiempo (la carne de Rjsumi se echa a perder muy rápido) y también evitar que se destruyera la cosecha.

Los Kexaunianos tenían un sentimiento de soledad, injusticia y no encajar en ningún sitio: no podían expresar lo que querían ser, fuera lo que fuese, ser humano o elfo. Algunos de ellos no querían matar ningún pájaro, aunque tampoco les gustaba la pérdida de comida, pero tenían que hacerlo si estaban en una guarnición humana.

Eannari pudo pintarlo todo en hermosos símbolos que se deslizaban por los papeles, como serpientes de humo, con algunos toques de colores rojos aquí y allá, algunos marrones y un poco de amarillo. La tinta aparecía para aquellos que veían sus escritos, como los ríos que corren desde las antiguas montañas o las heridas inconscientes que fluyen de las mentes de los seres amables y conscientes.

Nadie sentía lo mismo ni veía las figuras o símbolos de forma idéntica: había quienes solo veían una escritura pulcra, cuadrática en sus formas, pero de oro destelleante y con esperanza brillante, diciéndoles de manera precisa cómo estaban equivocados; otros vieron árboles que los abrazaban y sintieron una conexión con la Naturaleza que habían olvidado hacía mucho tiempo.

Vieran lo que viesen, palabras, sonidos y colores o simplemente sentimientos abrumadores, esto los cambiaba, aunque fuera solo un poco.

Pronto, la magia ren se enseñó a muchos nuevos estudiantes kexaunianos y a unos pocos Elfos y Humanos. Aunque los conflictos se mantuvieron, las tormentas de las ranas, los incendios espontáneos y los esguinces de tobillo se redujeron en un factor de diez.

Cuando uno de los dos co-alcaldes de la ciudad de Eannari vio su último dibujo (un Kexauniano pacíficamente montando un Rjsumi) llamó a la guarnición y disolvió los turnos de trabajo e hizo la colaboración obligatoria: cada regimiento estaría formado por 40% Elfos, 50% humanos y 10% Kexaunianos (que por cierto no tuvieron que usar orejeras u ocultar sus cuernos).

Además, formó un comité compuesto por los más ancianos entre todas las razas para resolver el problema de las bestias salvajes (no solo Rjsumi) que comían las cosechas. Idearon (inspirada también por la pintura de Eannari) la captura de algunos jóvenes Rjsumi y criarlos como monturas para ahuyentar a otras criaturas. Para alimentarlos Kexaunianos y Elfos juntos desarrollaron una música mágica que era nutritiva (aunque no era compatible con seres conscientes).

De esta manera, las guarniciones pudieron resolver los problemas más rápido, coordinando más acciones y contando con tres perspectivas diferentes (aunque la falta de respeto hacia los kexaunianos aún abundaba entre las tropas de más edad).

En el pueblo la tensión se mantuvo durante algún tiempo, pero se convirtió en algo raro ver una maldición flotando contra una casa. Cuando esto ocurría era repelida por el escudo de fuerza obligatorio y algunas veces rebotaba y simplemente quemaba algunas plantas o chamuscar un porche.

Eannari fue propuesto para ser co-alcalde, pero él se negó y abrazó su inspiración artística. Uno de los dibujos más famosos de Eannari era un retrato de sí mismo justo antes de inventar la magia ren que tanto ayudó a su pueblo y acabó con la mayoría de los conflictos en su aldea y en la región.

Para que los artista de su ciudad que querían encontrar inspiración, él era quien llenaba las páginas en blanco.


Criaturas: Kexaunianos, Elfos, Humanos, Wmutins, Batluns. Rjsumi.
Conceptos: Música nutritiva.
Técnicas: magia ren.
Títulos: Co-alcaldes.
Individuos: Eannari.


Nota I: El relató está inspirado en la imagen "Fear of the blank page" de Ffey.
Nota II: Mi comentario original era: "Para mí esto sucede como una fuerza externa. Quiero decir, cuando estoy demasiado mal humor para hacer cualquier cosa. Pero como no puedo dibujar (todo lo que hago es arte fractal, fotomanipulaciones y literatura pero no dibujo) no puedo entender completamente el miedo a la página en blanco como tal. Al no poder dibujar, siempre tengo en mi mente imágenes precisas de las cosas que quisiera dibujar ... a veces las bloqueo mentalmente solo porque sino habría muchas cosas que querría hacer".
Al haber experimentado un bloque de arte real y estándar ahora (ahora superado), no estoy de acuerdo con mi yo pasado.
Nota III: Los co-alcaldes están inspirados en los co-alcaldes (un hombre y una mujer) de determinadas formaciones políticas (HDP, etc) en Turquía.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Blueberry-me. Imagen original aquí → The Kexaunians by blueberry-me (design by ffey). Imagen en tamaño completo aquí →Eannari.

©Hyposs Productions. ©blueberry-me