20080721132009-tigre-dragon-dragon-tiger-.jpg.jpg

Este extraño híbrido entre tigre (aunque a veces también de león) y dragón posee unas características fabulosas.
Son llamados Oehju, aunque nadie sabe de que idioma procede este vocablo.
Al igual que muchos otros híbridos de naturaleza mágica, los Tigres-Dragones se produjeron al mezclarse las Esencias de estas dos especies.
Sin embargo, la mayoría de las razas que surgen de manera similar son capaces de mantener una apariencia estable, en cambio la apariencia del Tigre-Dragón oscila entre un gigantesco león (muy parecido en cuanto a constitución a un Shirokinukatsukami) con gigantescos pies palmeados y la de un dragón con cara leonina.

Es una criatura astral, capaz de viajar libremente grandes distancias.

Cuando se presentan en el Plano Material, a diferencia de otros seres con su mismo origen como las Panteras Astrales, no tienen una apariencia sólida y aparentan ser seres bidimensionales dibujados en aire, en blanco y negro.

En la Tierra Neshl existen numerosos templos dedicados a los Tigre-Dragón en los que los monjes se ataban en los brazos unos artilugios con el propósito de imitar la apariencia de los Tigre-Dragones.

Cuenta la leyenda que los Oehju son capaces de atraer la felicidad, alimentándose de la alegría que expelen todas las criaturas para luego volver a extenderla hacia sus propietarios dos veces más fuerte que antes.

Los monjes creen que sus raras manos zancudas son las que propician que puedan retener la felicidad y que su enorme su pelaje es el que la potencia.

Se los relaciona con los Shirokinukatsukami y con los Baku, aunque también con los Lobos Hambrientos de Pesadillas.



Texto: Jakeukalane.
Imagen: Autor desconocido.

©Hyposs Productions.