20110801131916-caballos-azules.jpg

Los Asy’lreehhu 1  o Asy’lötli (literalmente: hombre caballo), son una raza de Humanoides descendientes de los Originarios. Al contrario que los Asy’quhy no son seres mágicos. La mayoría se dedican a la agricultura, a la artesanía o al préstamo de dinero.

Su apariencia es algo extraña puesto que no sólo son seres con aspecto de caballo humanoide, sino que su piel es completamente azul.

Cuando las Tortugas Mortíferas iniciaron la persecución y aniquilación de multitud de Humanoides no expusieron abiertamente sus planes, sino que establecieron varios planes en la sombra.

Uno de estos planes consistía en volver a los Asy’lreehhu contra los Asy’quhy y provocar un conflicto entre ellos.

Una baza muy a favor de las Tortugas Mortíferas fue la gran tradición basada en la superstición que mantenían los Asy’lötli.
Para las Tortugas fue fácil convencer a los Caballos Azules (otro nombre para los Asy’lreehu), de que los Asy’quhy eran los culpables de la gran hambruna que asolaba el país, provocando las sequías.

Las Tortugas habían dispuesto muy bien su plan, arrebatando a los Asy’quhy gran parte de sus poderes. También fueron muy listos eligiendo que acusación utilizar, puesto que los Asy’quhy eran hechiceros y magos. En vez de inculparles de algo que no pudiera haber sido verdadero, les acusaron de poner en peligro la fuente de alimentación de los Asy’lreehhu. Los Asy’quhy, como hechiceros dedicados a las más variadas labores (entre ellas la de mejorar la cosecha), fueron un blanco fácil sobre el que descargar la culpa.

Los Asy’lreehhu exterminaron a sus compatriotas. Mientras, las mortíferas Tortugas (también llamadas Nu’qýlësëâ o Asy’nuqýa) reían gustosamente 2.


*1: Se pronuncia: /as’i-Lre-χu/ (Así-lre-ju). La sílaba "lre" no es pronunciable para los seres humanos. Asy’lötli se pronuncia (así-loo-tli).
*2: En el original, literalmente: "excavaban el suelo lentamente", expresión equivalente a la risa en estas crueles tortugas.

Texto: Jakeukalane.
Imagen: Dan Hillier, modificada por Jakeukalane. Imagen original aquí.

©Hyposs Productions. ©Dan Hillier.