20190113210816-los-elementales-de-rage-nath-por-pinpastor.jpg

Un Elemental de Rage’Nath con una cubierta vegetal que simula un oso gigante, por José Luis Pastor Otero.


Texto original de Avengium.


Cuando se trata de espíritus de la naturaleza, la creación de vida siempre toma múltiples caminos. Y esto también es cierto para los Darquen’Ga.

Los Elementales que han surgido en el Planeta Rage’Nath a lo largo de los siglos lo han hecho por una mezcla entre la concentración de ondas mentales de los Darquen’Ga y una concentración de energías elementales que se han producido allí durante todo este tiempo debido a los intentos de los Darquen’Ga de autoperfeccionarse.

Aunque los Elementales no pasan desapercibidos para los Darquen’Ga, estos les dejan campar a sus anchas por Rage’Nath siempre y cuando sus acciones no estropeen ningún plan previamente establecido.

Esto favorece a ambas partes. Satisface el espíritu indómito de los elementales de la naturaleza, que son libres como el viento y también satisface a los Darquen’Ga porque cuantas más poderosas fuerzas de la naturaleza habitan un lugar, más selección natural se ejerce en todo el conjunto.

Una razón más de los pocos roces entre Darquen’Ga y Elementales de Rage’Nath es que, al fin y al cabo, las energías psíquicas que crearon a estos últimos fueron las energías Darquen’Ga, por lo que estos tienen un mentalidad de lo que es la naturaleza salvaje similar a la de aquellos. Los Elementales de Rage’Nath son entidades espirituales inmateriales de la naturaleza que se manifiestan en Rage’Nath porque su elemento (cada uno tiene uno predilecto) está muy presente allí. Cuando lo hacen, toman sólo la forma de este elemento.

En su forma básica son sólo una corriente de energía invisible que se extiende por su entorno. En presencia de esta energía, las formas de vida crecen más fuertes y silvestres llegando a generar especímenes con gigantismo y abundante vitalidad. Otras veces, las criaturas se imbuyen de magia y mejoran alguna capacidad o adquieren alguna habilidad nueva relacionada con el bosque, como curar enfermedades, provocar alucinaciones o nitrogenar el suelo que antes no tenían.

En cambio, cuando se manifiestan, forman un cuerpo flotante hecho con su elemento, las ramas, hojas, flores, frutos, granos y demás partículas de éste, se integran en una forma y parecen formar el volúmen de una criatura. Estas ramas, flores y demás son reales y están cogidas del medio en el que se manifiesta. Están unidas telequinéticamente unas con otras y cuando pierde una parte otras vienen a rellenarla. La forma en la que se rellena es por ecofagia.

Los Elementales de Rage’Nath son muy impulsivos, fogosos y valoran por encima de todo la libertad, por lo que casi nunca se les puede obligar a algo y no cederán si se ven ofendidos. Pero si quieren pueden esconder su cuerpo liberando la tensión telequinética que mantiene las ramas y hojas de su cuerpo unidas. En este estado son invisibles y no pueden hacer daño contundente, pero tienen toda su magia a su disposición.

Un signo de que un Elemental de Rage’Nath se ha deshecho de su recubrimiento exterior es encontrar ese mismo recubrimiento esparcido inerte por un mismo sitio.

Los Elementales en Rage’Nath adoptan muchos recubrimientos: ortigas, retamas, zarzas, parras, hierba, helechos, espinos, lianas, musgo, aloe vera, hojas de tilo, palmera, sauce llorón o cualquier otra cosa que crezca en Rage’Nath.

El aspecto exterior de los Elementales de Rage’Nath refleja en parte su pensamiento, ya que pueden alterar esta apariencia cambiando las relaciones telequinéticas que unen a sus elementos. Si alguien ve a un elemental con un aspecto de mariposa es más probable que sea amistoso que aquel que tiene el aspecto de un amenazante lucero del alba.

Los aspectos más comunes son aquellos que reflejan lo silvestre, lo salvaje y lo que vive en libertad, así como también las fuerzas de la naturaleza. La forma de torbellino, de ola, de ráfaga de viento, de enjambre, de esfera, y en general cualquier forma natural es adoptada comúnmente. También a veces adopta la forma de algún animal o criatura que habite por allí aun siendo una cobertura vegetal.

El tamaño y el peso de estos aspectos varía mucho, tanto entre individuos como entre distintos momentos del mismo individuo. El tamaño y el peso usualmente se adaptan al aspecto concreto que toma en ese momento. Excepto aquellos aspectos de cosas pequeñas, por regla general, a los Elementales de Rage’Nath les gusta vestir aspectos que midan más que el resto de seres vivos de los alrededores, generalmente diez metros. Entre ellos, los más orgullosos visten aspectos más grandes.

Los Elementales de Rage’Nath perciben su entorno no por sentidos ordinarios, ya que sus cuerpos no tienen ninguno de ellos, sino por las energías que fluyen a su alrededor. De esta manera saben cuando hay otro Elemental cerca. Aunque debido a su escasa densidad de población rara vez se encuentran. Aun así, un Elemental puede llamar o conjurar a otros Elementales, vegetales, espíritus y otros seres para que actúen como sus seguidores. Muchos de ellos gustan de tener súbditos, mientras que otros no aceptan tenerlos.

Debido a que los Elementales de Rage’Nath son espíritus, su forma espiritual no muere por la edad, pero sí por causas espirituales. Su vitalidad reside en las sensaciones que experimentan. Mientras un Elemental de Rage’Nath quiera seguir experimentando con el mundo, su vitalidad se renovará y no morirá por la edad.

Sin embargo, con su envoltura material, es distinto. Las ramas, hojas, etc., se pueden mantener verdes durante mucho más tiempo, pero si permanecen muchos años en el cuerpo del elemental, acaban pudriéndose. Este cambio, es un cambio de simbología para el Elemental, él se recubre de ramas “verdes” o “podridas” de su elemento, si estas ramas dejan de serlo, ya no le representan y se deshace de ellas.

La inteligencia de los Elementales de Rage’Nath no es tanto una suma razonada de conocimientos como una especie de instinto que emana de su aiua (la Esencia de un ser según los Daren’Ga). Este instinto pasa a través de su elemento como si de un prisma se tratara y resulta en la visión del mundo que tiene el elemental en cuestión. Esto acentúa más unas cualidades u otras según sea su elemento.

En Rage’Nath, casi todos los elementos tienen fines siniestros, por lo que son comunes los elementales rabiosos, vengativos, iracundos, taimados, furiosos, maquinadores y malévolos que azotan sin tregua los bosques y las junglas.

Cuando hablan, su voz no es emitida por ningún órgano, sino que suena como arrastrada por el viento. Debido a que su inteligencia procede principalmente de su instinto natural, dentro de este están recogidos un sinfín de idiomas. Cuando aparecen en la existencia ya saben hablar muchos de ellos y si quieren hablar en uno solo tienen que pronunciarlo. Sin embargo, si no lo tienen desde un inicio no pueden hablarlo, y, a menos que el aprendizaje de un lenguaje se sintonice con su elemento, no podrán aprender ningún lenguaje nuevo ni entender de manera natural a quien lo hable.

Entre ellos, los Elementales de Rage’Nath se ignoran a menos que su fin fuera encontrarse para hablar de algo. Cuando esto no sucede, se enzarzan en una lucha por el prestigio. Puede parecer una lucha territorial, pero no luchan por el territorio, sólo porque los seres enzarzados sienten rivalidad uno con el otro. En estos conflictos se levantan grandes vendavales y grandes cantidades de hojas y ramas salen disparadas por los aires mientras los elementales impactan sus cuerpos unos contra otros y usan a sus siervos y hechizos para darle su merecido a sus rivales. Acabada la pelea cada uno se va por su lado y la vida continua.

Los Elementales cuentan con mucha magia a su disposición. En primer lugar, los Elementales de Rage’Nath cuentan con una poderosa magia primordial que surge de su propio ser. Una magia antigua con la que tejen poderosos hechizos naturales, creando seres vegetales vivientes y alterando el bosque a su gusto. Por otra parte a los elementales les gusta aprender magia, y suelen pactar con los Darquen’Ga y otras especies para hacerse con valiosos hechizos, que sin embargo guardan para sí. La posesión de estos hechizos es motivo de disputa entre los Elementales de Rage’Nath. Los Elementales de Rage’Nath usan la magia tan a menudo que parece que no se pudieran valer sin ella, aunque esta es una percepción engañosa.

También tienen gran sensibilidad para el arte, pero solo cuando este les representa a ellos o a su elemento. Si una obra es de otro elemento o el elemental no la identifica con el concepto exacto que quiere ver, considera que esa obra pertenece a la artificialidad. Este concepto para ellos significa que la obra es parte de los enemigos de lo silvestre y la libertad, algo que cualquier Elemental de Rage’Nath podría pasarse toda su vida rompiendo. Sin embargo, cuando la obra de arte, (ya sea escultura, arquitectura, pintura, literatura, música, danza, o cualquier otra cosa) coincide exactamente con lo que el elemental quiere ver, la considera un objeto que ensalza lo silvestre.

Los Elementales de Rage’Nath creen que todos los lugares tendrían que estar gobernados por Lyh’eoh’urd’ss, una entidad que traducida podría significar algo así como “lo silvestre”. Cada elemental se imagina a Lyh’eoh’urd’ss como un descomunal y regio Elemental de Rage’Nath revestido de su elemento, por lo que los días en los que se reúnen para hablar de él no están exentos de conflictos. Los Elementales de Rage’Nath consideran que los Darquen’Ga fueron creados por Lyh’eoh’urd’ss de la nada y que aparecieron de repente en Rage’Nath, pero que se olvidaron de su propósito y ahora siguen otros fines. Todo esto asimilando a los Darquen’Ga como si fueran un tipo de Elemental de Rage’Nath. Los elementales no toleran que otros hagan representaciones, arte o cualquier otra cosa de Lyh’eoh’urd’ss, aunque estas se parezcan a ellos mismos, ya que Lyh’eoh’urd’ss no es continuamente del mismo elemento en su imaginario.

Tienen costumbres sociales y días especiales, una de estos es el de We’ybough-nys Wyk’nal-nys o la Renovación del Follaje, en el que algunos se reúnen para desprenderse de sus envolturas materiales y danzar alrededor de un círculo. En el momento álgido de la celebración, todos invocan sus fuerzas, y se recubren al unísono de su elemento para un nuevo año.

Pueden pasar incontables años hasta que un Elemental de Rage’Nath sienta el cansancio de la existencia. Pero cuando esta llega los Elementales de Rage’Nath pierden la vitalidad y las ganas de interactuar y se disipan en una corriente de energía floreciente que se reparte al resto del planeta. La energía del planeta fluctúa a lo largo de la superficie, y nunca es igual. Por lo que, por épocas, los elementales pierden fuerza, y se difunden, apareciendo otros en otro lugar de Rage’Nath. Y el ciclo de la vida comienza de nuevo.


Criaturas: Elementales, Elementales de Rage’Nath, Darquen’Ga, Daren’Ga
Espacios Planares: Lugares: Planeta Rage’Nath.
Conceptos: Aiua, Esencias.
Acontecimientos: Renovación del Follaje.
Substancias: ondas mentales de los Darquen’Ga, energías elementales.
Individuos: Lyh’eoh’urd’ss.


Texto: Avengium.
Imagen: José Luis Pastor Otero (PinPastor). Imagen original aquí → Elemental de Rage’Nath. Imagen en tamaño completo aquí → Elemental de Rage’Nath (imagen).

©Avengium ©José Luis Pastor Otero