20150516144924-los-iluminados.jpg

Texto original, inspiración en la imagen.


Los Iluminados (o Slulurvun) fueron la especie que dominó durante siglos el Planeta de Aînaldalaken (a veces también llamado Aînaldaken o Aînadalaken).
Similares en aspecto a los Wherlas, los Iluminados una raza de seres plateados de una magnificencia terrible.

Al parecer los Iluminados no son originarios de Aînaldalaken sino que llegaron desde Irit.

Los Slulurvun poseen una civilización con una historia muy extensa. La mayor parte de dicha historia transcurrió en Irit y, por consiguiente, es totalmente irrecuperable, puesto que no se ha conservado registro alguno. Sin embargo, debido a la estructura social que conservan y a los diversos usos y costumbres, se pueden hacer conjeturas acerca de sus modos de vida primigenios.

Existían aproximadamente cincuenta facciones de Slulurvun viviendo en Aînaldalaken cuando los Escarabajos Arcoiris visitaron dicho lugar. Los Escarabajos llamaron a dicho lugar Âheeeenumera.

Al igual que los Wherlas, tienen una apariencia semihumanoide y largas colas. En los Slulurvun destacan, sin embargo, unos apéndices largos y acabados en un ensanchamiento similar en apariencia a enormes plumas.

Pueden vivir en ambientes cálidos o fríos. Se camuflan de manera muy eficiente en los paisajes nevados de Aînaldalaken.

La piel de la criatura se compone de escamas muy pulidas interconectadas de manera microscópica, lo que le da un brillo muy parecido al cromo pulido y que refleja la luz de manera casi perfecta.


Criaturas: Wherlas, Iluminados.
Espacios Planares: Aînaldalaken, Irit.


Nota I: En la imagen se muestra a un Iluminado (izquierda) dando consejo a un Wherlas (derecha).
Nota II: Esta imagen no tiene nada que ver con Pokémon. El que ha comentado eso se equivoca.
Nota III: Los Iluminados no son seres reales.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Tina Leyk VLC/Tina Leyk Deviantart. Imagen original aquí → Lockjaw meets Metal creature. Imagen en tamaño completo aquí → Los Iluminados. (antigua).

©Hyposs Productions. ©Tina Leyk