20130703020419-serpiente-alada-de-las-llaves-winged-serpent-of-keys-by-morgan-payne.jpg

Texto inspirado en la imagen.


Las Serpientes Aladas de las Llaves o Teluuva son seres pertenecientes a las Razas Prósperas. Fueron utilizadas por los Masugran para custodiar las Llaves Interplanares poco después de que se produjera el Cierre de los Planos.

Los Masugran, que todavía no habían sufrido su Caída en el Mal 1, construyeron varios artilugios muy poderosos conocidos como Herramientas de Energía (Mzzyeïha en duxhi/’uxxi). Fueron tres: Paanu, Ytsün y Lawsü. Servirían para abrir los Planos.

Estas poderosas serpientes —comúnmente relacionadas con los Serpientes de los Portales aunque sin relación directa con ellas— fueron las encargadas de guardar las Llaves de los Planos que estaban depositadas en Kalityçe y también ayudaron a los Masugran a poner en funcionamiento las Mzzyeïha. Los encargados de esta tarea en Nueva Kalityçe eran los Hüeliigii.

Son clasificadas por los Nhel como Razas Prósperas y, aunque siempre se pensó que era erróneo, no lo es, puesto que cuentan con una fracción minúscula de Esencia Origū.

Sus alas son de un fuerte color carmesí, contrastando con los suaves colores de sus escamas, generalmente turquesas. Son capaces de volar con sus alas aunque prefieren volar mágicamente.

Han combatido duramente contra los Tjrahui y algunos dem nutkiae, como los Qyvhir.

*1: Esto es altamente discutible. Algunos testimonios nos hablan de que los Masugran ya habían caído en la locura incluso antes de que se produjese el Cierre de los Planos, ante la reticencia de los Dioses del Caos a dejarles volver a los Centros del Milegu. Este testimonio a lo mejor estaría hablando de la pequeña fracción de los Masugran, más ancianos que los demás, que se apartó del resto. Sin embargo, este grupo construiría Paanu II y no ninguna de las otras Herramientas de Energía.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Morgan Payne. Imagen original aquí → Winged Serpent. Imagen en tamaño completo aquí → Serpientes Aladas de las Llaves.

©Hyposs Productions. ©Morgan Payne