20180428042204-los-durnai.jpg

Imagen I: Representación no fidedigna de un Durnai (tienen una forma más esférica), por Autor desconocido.


Texto de Jakeukalane basado en los libros de "El Ciclo de la Puerta de la Muerte" de Margaret Weis y Tracy Hickman. Contiene desvelaciones de trama.


0. Introducción.
1. El Sol Marino.
2. El Mar de la Bondad.
3. El fracaso de la Jran-kri.
4. Funciones.
5. Características.
        5.1. La corteza externa de los Durnais: las costas.
        5.2. La corteza externa de los Durnais: los valles (refugio).
        5.3. La corteza interior de los Durnais: el subsuelo.
        5.4. La fisura central.
6. Relación con los mensch.
        6.1. Phondra.
        6.2. Gargan.
        6.3. Elmas.
7. Relación con otras especies.
        7.1. Draknor.
8. Futuro.


0. Introducción

Los Durnai o Durnais (vocablo originario del idioma sartán) son seres de tamaño titánico que viven en Chelestra, el mundo de agua, surgido de la división de la Tierra llevada a cabo por los Sartán y que daría lugar a los Mundos Separados. A este evento violentísimo se lo conoce como la Separación ("Jrandin Rheus") y los Durnais fueron creados poco después (durante la "Jran-ai" o Fase Uno de la Separación)1. Una de sus principales funciones sería la de ejercer como biosferas para los mensch (Elfos, Humanos y Enanos).

Los Sartán habían planificado que los Durnais se encargarían en la Fase Tres de la Separación (la "Jran-kri"), de funciones muy específicas: procesar, destilar y sintetizar elementos químicos —aprovechando su propio metabolismo— y después mandarlos hacia la Tumpa-Chumpa, en Ariano (a través de los conductos o fisuras 2  entre los Mundos). También reciclarían los deshechos que llegasen de los otros mundos. Sin embargo, esto no llegó a producirse y permanecieron en hibernación.

1. El Sol Marino

Chelestra es un globo de agua en la infinitud del espacio. Su exterior, en contacto con la glacial oscuridad de la Nada, está compuesto de una gruesa capa de hielo. El interior, que comprende el Mar de la Bondad, es templado por la acción del Sol Marino.

Los Durnai flotan a la deriva y son calentados por él. Los mensch viven sobre y dentro de estos seres tomándolos como islas pues están en hibernación y poseen "montañas" y cavernas. Las llaman "lunas marinas" (pues siguen "órbitas" entorno a este) y no saben que están vivas.

El Sol Marino estaba planeado que se desplazase a través del agua en un ciclo predeterminado. Este ciclo dura casi mil años. Según los planes iniciales, este movimiento tenía por objeto estimular la circulación de las aguas del gran mar tras la Jran-kri. Los Durnais girarían en torno al Sol Marino y éste se desplazaría por el agua en una trayectoria circular retrógrada. El propósito era mantener las aguas en circulación y contribuir al reciclado de materiales de otros mundos.

Al no haberse producido la Jran-kri, el movimiento era más errático, pero todavía se producía, aunque sin efecto alguno en cuanto a síntesis o reciclaje de substancias, ya que los Durnais apenas tenían actividad.

2. El Mar de la Bondad

Los Durnais por Cargoleta
Imagen II: Representación no fidedigna de Durnais flotando en el Mar de la Bondad, por Cargoleta.


Aunque es considerado un mar, no está compuesto de agua, sino de una emulsión líquida transparente oxigenada. Los mamíferos pueden respirar este líquido sin ahogarse.

El Mar de la Bondad está poblado por gran variedad de pequeños organismos procarióticos y eucarióticos, plancton y especies similares destinados de forma específica a reaccionar químicamente con los productos de desecho que estaba previsto que fueran arrojados a este lugar a través de las fisuras después de la Jran-kri. También crecen en este mar diversas formas de algas que crean auténticos bosques flotantes de enormes proporciones. Todas estas algas producen de forma natural subproductos útiles que luego son absorbidos por los Durnais, que los utilizan como combustible energético.

La presencia de estos pequeños organismos tiene por objeto llevar a cabo la primera etapa del proceso de refinado de los materiales de desecho. Al ser menos densos que el mar, los subproductos de estas criaturas marinas tienden a superar la fuerza de repulsión que producen los Durnais. Dichos subproductos son absorbidos después como alimento de los Durnais, los cuales completarían el proceso antes de exportar los materiales refinados hacia los grandes mecanismos de refinamiento de Ariano a través de otra fisura situada en el centro de cada Durnai.

3. El fracaso de la Jran-kri

La Separación y la creación de Ariano, Pryan, Abarrach y Chelestra habían supuesto un esfuerzo increíble para los Sartán. Además, cuando se encontraron en Chelestra recibieron la desagradable sorpresa de la existencia de las Serpientes Dragón que utilizaron las misteriosas propiedades del agua del Mar de la Bondad 3  para eliminar su magia y atacarles.

Durante los primeros avistamientos de las Serpientes Dragón en Surunan —continente fijado mágicamente anclado a un cáliz de roca y sumergida en el Mar de la Bondad—, los mensch que vivían en dicho continente de manera temporal (los Sartán tenían previstos trasladarlos a las lunas marinas una vez se aclimatasen a Chelestra), solicitaron entrar en la ciudadela interior de Surunan, donde vivían los Sartán.

Los Sartán acogieron a los mensch, pero debido a su debilitamiento y ante los constantes ataques de las Serpientes (que empleaban sus enormes cuerpos como arietes contra las murallas para luego torturar, mutilar y matar a todos los seres que encontraban a su paso) optaron por ordenarles que zarparan hacia los Durnais, siguiendo al Sol Marino, que había comenzado a alejarse de Surunan.

Los Sartán no tenían suficiente poder para seguir manteniendo el Sol Marino en el centro de Chelestra y éste empezó su ciclo antes de tiempo 4  y comenzó a oscilar en el Mar de la Bondad. Eso significaba que en algún momento el continente de Surunan se congelaría, junto con los Sartán (que se prepararon para ello entrando en hibernación y pidiendo ayuda al resto de Mundos) y con las Serpientes Dragón. Los Durnais demasiado alejados del Sol Marino también se congelaron (puesto que muchos no habían logrado salir de la hibernación en la que se encontraban después de la Separación y no podían seguir el Sol). A las Serpientes Dragón no les interesaban los mensch y no se dieron cuenta de la retirada del Sol Marino.

El Sol Marino se alimenta principalmente de la energía que le llega de Pryan a través de una fisura. Hasta que las Puertas de la Muerte se abrieran en la Jran-kri, esta fisura sólo podría proporcionar energía suficiente para mantener con vida (parcialmente) a Chelestra, pero no para que se realizase la función de procesado y sintetización. Además, sin un incremento en la emisión de energía del Sol Marino debido a la Jran-kri, los Durnais seguirán dormidos profundamente, sumidos en ocasiones en el hielo (estado de hibernación profunda) y descongelados eones más tarde —sin salir de su hibernación— según el Sol Marino completase un nuevo ciclo a través del hielo.

En el estado de hibernación, la cantidad de productos químicos elaborados y transmitidos es ínfima. Llevan a cabo sus procesos vitales automáticos, pero poco más. No se mueven por su propia voluntad, como estaba planificado en un principio, ni cumplen las previsiones de sintetizar materiales sólidos y gaseosos en abundancia para la Tumpa-Chumpa.

4. Funciones

Una vez despiertas, las biosferas interactuarían con la emulsión marina para reciclar los productos de desecho químicos y biológicos de los otros mundos y convertirlos en agentes biosintéticos, gases y sustancias químicas de utilidad. Empleando la energía del sol fosforescente 5  de este mundo, las "raíces montañas" de los Durnais canalizarían los agentes químicos del mar hacia el subsuelo. Estas raíces aparecían a los pobladores mensch como montañas escarpadas que se alzaban del mar hacia el techo de la cavidad. De hecho, estas «montañas» son parecidas a estructuras óseas con tuétano, clavadas en el fondo marino. Estas raíces bombearían los productos químicos y de desecho al interior del Durnai —de modo no muy diferente de las de un árbol—, convertirían éstos en sustancias útiles para su propio sostén vital y dejarían como subproducto agentes químicos y otras sustancias que serían eliminadas a través de la fisura natural del centro de la biosfera. Esta fisura, conectada con Ariano a través del Infraespacio, aportaría así materias primas necesarias para la gran máquina allí instalada (la Tumpa Chumpa).

5. Características

5.1. La corteza externa de los Durnais: las costas

Corte transversal de un Durnai por Margaret Weis y Tracy Hickman
Imagen III: Corte transversal de un Durnai, por Margaret Weis y Tracy Hickman.


Parecidas a las paredes montañosas de roca cortada a pico que descienden desde el techo de los valles, las costas son análogas a estructuras óseas que sobresalen del centro de la biosfera. Estas costas forman bolsas con atmósfera y penetran en el mar a lo largo de grandes cadenas montañosas.

Estas montañas se curvan debido a la repulsión de la fisura para formar costas que el mar baña con sus olas. Aquí, el mecanismo de transferencia comprime las sustancias químicas y otros materiales recogidos en los canales de los huesos, desde los cuales son conducidos hasta los cimientos de los Durnais.

Las formaciones cristalinas de la base de las montañas actúan como captadores de energía luminosa del sol fosforescente de este mundo, aportando así la energía fotosintética necesaria para el proceso vital en el seno del Durnai.

La posición del Sol Marino con relación a las lunas marinas produce a quien se encuentra en estas lunas la impresión de que el sol está en el agua, debajo de él. Así pues, la luz irradia desde el agua, no desde el cielo. Éste suele presentar un color turquesa que procede de los musgos que crecen en la superficie de las cavernas de aire de la luna marina.

En las lunas marinas, el tiempo se regula por el paso del Sol Marino desde su desaparición bajo una costa hasta su orto en el lado opuesto. Los hechiceros humanos determinaron que trazaba un arco de 150 grados y dividieron el día en dos sextantes de 75 grados. Cada sextante se divide a su vez en cinco signos; un signo está constituido por 60 minutos.

5.2. La corteza externa de los Durnais: los valles (refugio)

Corte transversal de un típico refugio de Durnai por Margaret Weis y Tracy Hickman
Imagen III: Corte transversal de un típico refugio de Durnai, por Margaret Weis y Tracy Hickman.


Por encima de la superficie del mar —es decir, lejos del agua y hacia el centro del Durnai— y entre las altísimas paredes montañosas que se alejan de las costas formando grandes líneas curvas, se encuentran los valles, o refugios. Estos refugios estaban pensados como hábitat principal de la mayoría de los mensch de este mundo. En ellos, los equilibrios ecológicos y atmosféricos son mantenidos conjuntamente por las plantas que allí viven y por la propia biosfera. Los refugios actúan como amortiguadores dinámicos biológicos que permiten a la biosfera corregir las variaciones menores en el mar que la envuelve.

Atmósfera y temperatura son mantenidas en parte por la propia biosfera. Ésta genera de modo natural un calor interno que compensa en cierto grado el frío del agua del exterior. La biosfera también contribuye a mantener la atmósfera. Ambos efectos, sin embargo, se reducen rápidamente cuando la esfera deriva de nuevo hacia el hielo.

A ambos lados del refugio, las montañas se elevan hasta un techo tan distante que permite la existencia de fenómenos atmosféricos naturales. Estos son generados por la rotación de la esfera en el agua y por su acción contra diversas corrientes que se producen en el mar que la rodea. El fenómeno más común es la lluvia, aunque la nieve es un problema habitual cuando la biosfera se acerca al hielo.

La presión atmosférica mantiene a raya el mar sin fondo. Muchos refugios están conectados por fiordos de altísimas montañas que se sumergen en el mar eterno.

Todos estos valles o refugios están iluminados por la claridad que surge del mar o por la luz que producen los propios mensch.

5.3. La corteza interior de los Durnais: el subsuelo

Los productos químicos y otras sustancias que son transportadas al interior del Durnai desde las montañas-huesos penetran en el núcleo de la esfera para ser procesados por los diversos órganos allí situados. Estas transformaciones utilizan procesos de fotosíntesis junto a otros de síntesis química para elaborar la energía vital que precisan. Esta actividad proporciona unos subproductos útiles —gas natural, nitrógeno, compuestos carbónicos y ciertos organismos biológicos—, que después son enviados por la biosfera hasta la fisura de su centro para su expulsión.

5.4. La fisura central

En el centro del Durnai se encuentra la fisura a la que son enviados todos los subproductos. Esta fisura es un conducto al infraespacio que transporta estos materiales a Ariano para que los utilice la gran máquina en la fabricación de materiales y artefactos para su uso en todos los Mundos. Este conducto unidireccional debería enviar a la máquina, en condiciones normales, enormes cantidades de gases sin depurar y de productos químicos.

La fisura genera un campo de repulsión (anti-gravedad) que expulsa del centro del Durnai todos los objetos de masa considerable.

6. Relación con los mensch

El proyecto original de los Sartán establecía que los mensch actuarían como parásitos cuidadores que trabajarían en una relación simbiótica con el Durnai en el interior de éste. Los mensch cultivarían las superficies interiores de las biosferas, lo cual, a su vez, mantendría al Durnai en buenas condiciones para llevar a cabo sus síntesis químicas.

La caza del Sol (que se produce cada varias generaciones) —esto es, la migración de unas lunas marinas a otras— a contribuido a unir a las tres especies mensch y a colaborar de manera activad donde en el resto de Mundos (Ariano o Pryan) sólo hay guerras o como animadversión o recelo.

En el caso de los mensch, durante los acontecimientos anteriores a la Apertura de la Puerta de la Muerte, se hallaban tan unidos que, aunque cada población tuviera sus lunas propias y sus costumbres, colaboraban de manera activa: tanto en la construcción de sumergibles gargan (tecnología enana y magia élfica) como en el ámbito diplomático (las princesas herederas de un reino viviendo largas temporadas junto con las princesas herederas de otro de diferente especie) el devenir histórico llevó hacia una paz y un nivel de colaboración increíbles en otros mundos.

Muchas veces dos de las especies tienen más en común entre sí que con la tercera parte 6, pero la tolerancia se ha extendido y no siempre son las mismas dos especies las que coinciden el algo.

6.1. Phondra

En Phondra, el Durnai habitado por Humanos, éstos mantienen casas especiales donde se alojan los huéspedes Elfos que están provistas de toscas camas hechas de ramas de árboles sujetas mediante cuerdas, debido a que los Elfos de Chelestra no admiten jamás dormir en el suelo.

Fue gracias a los Humanos por quienes se descubrió que la deriva del Sol Marino pondría en peligro las lunas marinas de Phondra, Gargan y Elmas.

Con la ayuda extensa de los Delfines (seres inteligentes, aunque algo parlanchines) llegaron a la conclusión de que en cuatrocientos ciclos el Sol Marino habría dejado muy atrás las lunas, imponiéndose una larga noche que haría que el Mar de la Bondad se congelase, junto con todas sus lunas marinas. Aun así, según los Delfines y Humanos, la mayor parte de su vida vegetal y animal no perecería, sino que se conservaría en congelación. Cuando el Sol Marino regresase las lunas iniciarían el deshielo y volverían a ser habitables.

6.2. Elmas

Elmasia, la ciudad de los reyes elfos, es un lugar lleno de belleza y encanto. Filigranas de coral rosa y blanco soportan el palacio, conocido con el nombre de la Gruta, que se alza a orillas de los diversos lagos de agua dulce de la luna marina.

Los Elfos son los encargados de proporcionar la tecnología gravitatoria a los sumergibles enanos. También proporcionan unos apartos mágicos, los oídos elfos 7, que sirven para orientar los sumergibles, gracias a los sonidos característicos que producen las lunas marinas.

Los alquimistas elfos, en un vano intento de frenar la deriva del Sol Marino, habían descubierto la naturaleza de la reacción química entre el Sol Marino y las lunas marinas que producía el aire respirable que envolvía éstas. La reacción química, según dedujeron los alquimistas, tenía lugar entre la superficie de la luna marina y el Sol Marino. El siguiente paso lógico de tal deducción fue plantear que se producía una reacción parecida entre el Sol Marino y cualquier cosa que descansara en la superficie de las lunas durante el tiempo que fuese, y que ello afectaba a los Elfos y a cualquier otro ser viviente 8. Los Elfos llevan hasta las últimas consecuencias esta conclusión: haciendo que en el suelo sólo puedan estar los objetos inanimados e incluso trasladando los más valiosos de cuando en cuando.

En Elmas, los animales que dormían en el suelo eran poco apreciados y, poco a poco, habían desaparecido del entorno de los Elfos en favor de las aves, los monos, los gatos y otras especies de hábitos arborícolas. Los Elfos no prueban los alimentos que han crecido bajo el suelo o sobre éste, no permanecen mucho rato quietos de pie en ninguna parte y pasan de pie el menor tiempo posible, si tienen modo de evitarlo. Prefieren sentarse con los pies recogidos bajo el cuerpo y despegados del suelo. Uno de los primeros y más devastadores enfrentamientos entre phondranos y elmanos fue la Guerra de la Cama. Un príncipe elfo había viajado a tierras humanas para celebrar conversaciones que permitieran evitar un choque armado entre ambas razas. Todo transcurría en orden hasta que el jefe de los humanos condujo al elfo al aposento que había preparado para que éste pasara la noche. El Elfo, al ver el camastro extendido sobre el suelo desnudo, creyó que el humano se proponía matarlo y declaró la guerra en aquel mismo instante. Desde entonces, humanos y elfos han terminado por respetar las creencias de cada cual, aunque nunca han logrado aceptarlas. En tierras de los Elfos, éstos han aprendido a desviar la mirada cuando sus huéspedes humanos cogen las mantas de la cama y las extienden en el suelo.

Entre los Elfos de Elmas existe la extendida creencia de que la brevedad de la vida de los humanos se debe por entero a su malaventurada costumbre de dormir en el suelo. Los phondranos, por su parte, rechazan las altísimas camas de los elfos, espantados con la idea de que durante la noche puedan caerse de ella y matarse.

6.3. Gargan

Los Enanos de Gargan (también llamados "gargan" a secas) consideran ridícula toda la controversia. Mientras tenga un techo de roca sólida sobre él, un enano es capaz de dormir incluso cabeza abajo. Sin embargo, por desgracia, esto provoca que muchos enanos no se sientan cómodos a bordo de las embarcaciones, pese a que sean los artífices de la creación de los sumergibles (de hecho se los conoce como "sumergibles gargan"). Gracias a los sumergibles, todas las razas pueden viajar entre las lunas.

Para los enanos el espacio vital es un problema. Como prefieren habitar bajo el nivel del suelo, construyen sus casas en túneles bajo la masa de tierra de la luna marina. Para su consternación, dado que el centro de la luna es, en realidad, un ser vivo, no pueden profundizar más allá de cierto punto. Los enanos ignoran que la luna está viva; en sus prospecciones, topan con una capa protectora que no pueden penetrar.

También entierran a sus muertos en el subsuelo.

Los enanos proporcionaron al resto de especies información concerniente a las lunas marinas, recopilada a base de dedicar largos Tiempos a la excavación y la investigación del interior de la esfera. Según los enanos, las esferas son una coraza de roca con un interior sometido a altas temperaturas y compuesto de diversos elementos químicos. Estas sustancias reaccionan ante los rayos del Sol Marino y producen aire respirable, que envuelve a las lunas marinas en una burbuja. El Sol Marino es, pues, imprescindible para que haya vida.

7. Relación con otras especies

7.1. Draknor

Las Serpientes Dragón, cuando se descongelaron, se dieron cuenta enseguida de que los Durnai eran criaturas vivientes. Atacaron a una de ellas, la despertaron y la torturaron desde entonces. Según los Delfines, las Serpientes Dragón están devorándola lentamente, bocado a bocado. El Durnai vivió en perpetuo temor y agonía.

8. Futuro

El sol de Chelestra empieza a estabilizarse y gracias a la energía proviniente de Pryan, calienta mucho más, lo cual significa que las lunas marinas volverán a despertar. Y la vida florecerá en ellas.

*1: La Separación consta de tres fases:

  • La Jran-ai (Fase Uno): Hace referencia a la magia de la Separación en sí, por la que la Antigua Tierra se dividió en sus elementos y se formaron los Mundos Separados. Los Durnais fueron creados en esta época.
  • La Jran-dus (Fase Dos): La ocupación y organización de los reinos bajo la dirección de los Sartán.
  • La Jran-kri (Fase Tres): Se abrirían las Puertas de la Muerte y sería la fase donde se comenzaría la cooperación universal. No se produjo.

Volver.
*2: Samah, jefe del Consejo de los Siete —órgano de gobierno de los Sartán—, explicó que los Mundos Separados están conectados no sólo por las Puertas de la Muerte, sino por muchos otros conductos adicionales conocidos como fisuras. Estas son dimensiones especiales de paso que se utilizan para el transporte de materia/energía de un mundo al siguiente. Por lo general, trasladan cosas en una única dirección y no se pueden utilizar para el transporte de seres vivos. Según el proyecto original, las fisuras debían formar una red que vinculara todos los Mundos Separados en un sistema unificado e interdependiente. Estas fisuras eran la clave para el transporte de materiales de desecho, de materias primas y de otros productos entre los mundos una vez abiertas las Puertas de la Muerte. Esta red sólo funciona llegó a funcionar parcialmente en un inicio. Volver.
*3: La emulsión de este mar actúa como un freno sobre las probabilidades. Localiza la realidad como parte de su propio proceso de regeneración y con ello impide el funcionamiento de cualquier tipo de magia (rúnica)3a, pues ésta requiere siempre una variación de probabilidades (Onda de Posibilidades). Las runas de los Sartán (o de los Patryn) se difuminan y parecen borrarse bajo los efectos de la emulsión marina. Esto se debe a que las propias runas se extienden en el terreno de las probabilidades. Cuando éstas son ubicadas por el mar en una única realidad, las runas se ven imposibilitadas de existir y se difuminan, perdiendo tanto presencia como poder. Volver.
*3a: La magia humana y élfica funcionan en contacto con el agua del Mar de la Bondad, así que la frase para ser correcta tiene que añadir el epíteto de "rúnica". Volver.
*4: Es decir, antes de la Jran-kri. El Sol Marino tenía que dejar su lugar en el centro de Chelestra una vez completada la tercera fase, para tener suficiente energía para que Surunan nunca llegase a congelarse. Los Durnais irían siguiendo al Sol Marino de manera consciente, por lo que no quedarían bajo el hielo. Volver.
*5: La terminología de "sol fosforescente" para referise al Sol Marino proviene de un informe sartán redactado por Ramu (hijo de Samah) llamado "Estado y promesa de los Durnais". Volver.
*6: Los enanos utilizan el término "hundirse", más adecuado que el de "navegar", para describir el viaje en sumergible. Humanos y elfos prefieren la terminología antigua. Volver.
*7: Son manufacturados por los magos elfos y recogen los sonidos y los transmiten al comandante de a bordo a través de un conducto hueco. Una vez establecida la fuente de estos sonidos y la distancia a que se encuentra cada una, el navegante puede determinar la posición de la nave. Volver.
*8: Teniendo en cuenta que los Sartán esperaban que los mensch vivieran en los Durnais, es bastante poco probable que se dé ningún efecto perjudicial. Volver.


Criaturas: Durnais, Sartán, Serpientes Dragón de Chelestra, Delfines de Chelestra. Mensch: Humanos de Chelestra, Elfos de Chelestra, Enanos de Chelestra.
Plantas: musgos de los Durnais.
Espacios Planares: Puertas de la Muerte. Conductos, Fisuras, Infraespacio. Mundo antes de la Separación. Mundos Separados: Ariano, Pryan, Abarrach, Chelestra.
Lugares: Continente de Surunan, Ciudad de Surunan, Cáliz de Surunan. Sol Marino de Chelestra, Mar de la Bondad. Durnai de Phondra, Durnai de Gargan, Durnai de Elmas, Durnai de Draknor.
Conceptos: Onda de Posibilidades de los Mundos Separados.
Fenómenos: Antigravedad.
Acontecimientos
: Separación ("Jrandin Rheus"), Fase Uno de la Separación ("Jran-ai"), Fase Dos de la Separación ("Jran-dus"), Fase Tres de la Separación ("Jran-kri"). Caza del Sol Marino.
Objetos: Oídos elfos.
Obras: "Estado y promesa de los Durnais".
Substancias: agua del Mar de la Bondad.
Construcciones: Tumpa-Chumpa.
Vehículos: sumergibles.
Técnicas: Magia rúnica. Magia élfica. Magia humana.
Idiomas: idioma sartán.
Organizaciones: Consejo de los Siete.
Individuos: Samah, Ramu.
Unidades: Ciclos de Chelestra.


Nota I: Este artículo está elaborado a partir del libro "El Mago de la Serpiente", volumen IV de "El Ciclo de la Puerta de la Muerte (PDF)" de Margaret Weis y Tracy Hickman. Intenta ser lo más fiel posible a las descripciones originales. Contiene partes de Estado y promesa de los Durnais (PDF), apéndice II de El Mago de la Serpiente.


Texto: Jakeukalane.
Imagen I: Autor desconocido. Imagen ampliada aquí → Los Durnai.
Imagen II: Cargoleta. Imagen original aquí → IF - Atmosphere. Imagen en tamaño completo aquí → Durnais.
Imagen III: Margaret Weis y Tracy Hickman.
Imagen IV: Margaret Weis y Tracy Hickman.

©Hyposs Productions. ©Cargoleta ©Margaret Weis ©Tracy Hickman