20141023144836-los-luchadores-naganne.jpg

Los Luchadores de Naganne son un grupo de seres humanos que han alcanzado el dominio de la magia Naganne, pudiéndose transformar en diversos animales. El más habitual de todos ellos es el lobo, aunque también se transforman muchas veces en osos. Habitan en el Planeta Hlon.

Se mantienen alejados de otros grupos de humanos. Los Luchadores Naganne viven en muchos puntos del planeta (generalmente en cuevas), pero al grupo más numeroso se lo encuentra en lugares deshabitados en zonas del norte, muy lejos de otras civilizaciones humanas como los Assi de D’aome y donde no existen amenazas tan terribles como las que se dan en el sur del planeta.
Su forma de vida es cazadora-recolectora, siendo sus herramientas de piedra (microlitos) y, aunque las tentativas de recolección de semillas para plantarlas posteriormente han tenido éxito, todavía no dominan la agricultura.

A diferencia de otras especies como los Hombres-Lobo Canif (Licántropos) o los Glotonoides (Humanoides), los Luchadores de Naganne son totalmente humanos aunque son capaces de transformarse en otras criaturas, pero sólo gracias a la magia naganne.

Esta magia, de naturaleza chamánica, se emplea en ceremonias sagradas, celebraciones y luchas entre varios contendientes, que pueden ser simples retos, luchas rituales o luchas a muerte.

Una vez formulada la magia, los Luchadores son capaces de crear espíritus animales que son una simple extensión de sí mismos y que les obedecen en todas sus peticiones. Estos espíritus animales se llaman "emanaciones" y no tienen al principio carácter sólido.
Los Naganne se mueven de manera experta al realizar la magia.
Es con estos movimientos, así como agitando con sus manos unos finos hilos que enganchan a las emanaciones, con los que controlan a los espíritus de los animales. Poco a poco el espíritu se va volviendo más nítido, surgiendo de entre las tenues emanaciones semitransparentes que flotan en torno a los luchadores, la tenue figura de una cabeza de animal (la emanación puede adoptar muy diversas formas), que va cobrando más y más solidez.

En muchas ocasiones estas luchas son de carácter ritual o festivo, una bella exhibición de poder y fuerza, pero sin demasiada violencia.

Una vez comenzado el combate, los contendientes controlan de manera experta a las cabezas de los animales para que luchen entre sí. Las peleas a muerte y pequeñas rencillas se suelen resolver de manera más o menos rápida. No es así con las danzas rituales, que a veces pueden durar días.
Sin embargo, si la pelea continua durante mucho más tiempo, los Luchadores Naganne se unirían con la magia que ellos mismos han creado. 

Aunque en un principio la magia sea independiente de ellos, llega un momento en que la magia empleada se fusiona con los formuladores, convirtiéndose en titiriteros de sí mismos y de una magia que ya no es algo independiente de ellos sino que constituye su propio ser.

Algunos Luchadores Naganne han tenido descendencia mientras estaban transformados. Sus descendientes no necesitan formular la magia naganne conscientemente sino que se transforman a voluntad. A estos seres se los conoce como Licántropos Naganne.

Texto: Jakeukalane.
Imagen: Aldem. Imagen en tamaño completo aquí → Los Luchadores Naganne. (antigua).

©Hyposs Productions. ©Aldem