20110708185513-separacion-sundering-ciclo-puerta-muerte.jpg

¡Atención!

¡Multitud de spoilers de los libros de El Ciclo de la Puerta de la Muerte!

La Separación (Jrandín Rheus en idioma sartán) fue un cataclismo mágico de gran magnitud producido por los Sartán que tuvo como objetivo la división de la Tierra [Tierra Neshl/Tierra-antes-de-La-Separación] en cuatro partes, así como el encarcelamiento de sus enemigos acérrimos, los Patryn, en una prisión denominada el Laberinto.

La Separación fue justificada como necesaria, debido a la amenaza que suponían los Patryn para los propios Sartán y para los mensch. Sin embargo, aunque el miedo hacia los Patryn y la posibilidad de que éstos tomaran el control absoluto de la Tierra y esclavizaran a todos sus habitantes fuera uno de los motivos principales, realmente lo que pretendían los Sartán era disponer de unos mundos que pudieran controlar a su antojo. Este deseo no es, pues, muy diferente que el que tenían los Patryn.
Con la Tierra separada y sus enemigos encarcelados, los Sartán podrían encargarse de la "educación" de los "revoltosos" mensch (elfos, humanos y elfos).

Pero una vez más los Sartán creyeron ser los amos del Universo y la totalidad de la Onda. Pero sólo eran una parte de la Onda y, al igual que cuando el nacimiento de "los que traen de vuelta la luz" (los Sartán) la Onda produjo a los Patryn, también la Separación provocó un desequilibrio en la Onda que fue corregido y el desequilibrio fue tan grande que tardó milenios en corregirse del todo. Una de estas "correciones" provocó el nacimiento de las Serpientes-Dragón de Chelestra y los Dragones Verdes de Pryan.

La arrogancia de los Sartán fue muy grande. Ellos pensaban que la magia sería perfecta hasta el más mínimo detalle pero tal y como se descubrió después, la magia rúnica tiene unos límites cuando pretende modificar la realidad.
Los Patryn, después de muchos siglos en el Laberinto, descubrieron que cuando ejecutaban la magia (especialmente si era compleja) se obtenían muchas veces efectos no deseados, algo comprensible en los aprendices, pero que dejaba perplejos a los más poderosos hechiceros.
Los Patryn nombraron a este impedimento para hacer hechizos muy complejos sin que se presentaran efectos no deseados como "Barrera de Incertidumbre". Llegaba un momento en el que la búsqueda de la definición en el que la propia presencia de la runa afectaba a dicha definición, imposibilitando runas más complejas.
Los Sartán de Abarrach, en sus intentos de aprender los secretos de la necromancia, también descubrieron este límite y lo llamaron "Frontera del Estado Rúnico".

La magia rúnica invoca el "verdadero nombre" de un objeto para, posteriormente, modificarlo. La base de toda la magia rúnica se basa en este sistema. Pero las runas no pueden definir de manera completa la realidad y por ello se producen fallos. Necesitan nombres equilibrados y, sin embargo, ninguna runa posee equilibrio infinito. ¿Entonces porqué funciona la magia rúnica? Porque los nombres desequilibrados tienden a buscar un nuevo equilibrio, de manera muy similar a como lo hace la Onda.
Nos ayudará a entender mejor todo el asunto los enunciados de las Leyes de Rethis:


Primera Ley de Rethis: El nombre de un objeto tiene equilibrio.
Para que una runa sartán o patryn surta efecto tiene que estar equilibrada. El problema se presenta cuando el "verdadero nombre" del objeto (es decir su posición absoluta en la Onda de Probabilidades y el nombre que tiene un auténtico equilibrio) se encuentra más allá de la Barrera de Incertidumbre rúnica (o Frontera del Estado Rúnico). Por mucha meticulosidad que se empleara en la construcción de la runa, ésta seguiría desequilibrada porque el verdadero nombre del objeto requeriría un equilibrio que tendría una textura de definición más fina que la que podrían proporcionar las runas.

Segunda Ley de Rethis: Un nombre desequilibrado tenderá a equilibrarse así mismo.
 La Onda actúa más allá de la Barrera de Incertidumbre rúnica corrigiendo la magia. Esto es por lo que la magia compleja no se desmorona simplemente sino que se corrige. Pero estas correcciones no tienen porqué coincidir con el efecto deseado sino que producen resultados inesperados
(e incluso indeseados) en la mayoría de ocasiones.

Tercera Ley de Rethis: Ninguna runa posee equilibrio infinito. Cuando una estructura rúnica se aproxima a la Barrera de Incertidumbre produce un fenómeno llamado como Reflejo de Estancamiento. Es a través de este reflejo como se corrigen las runas que, por definición, nunca son perfectas del todo.



Los Sartán anteriores a la Separación no sabían todo esto. Aunque lo hubieran sabido, puede que no les hubiera importado. Eran muy poderosos y habían planificado durante años y años la Separación de los Mundos y la captura de sus enemigos para aprisionarlos en un lugar en el que tuvieran fuera del alcance la Tierra y sus habitantes.

Visto en perspectiva, la empresa que se disponían a llevar a cabo los Sartán era imposible o cuanto menos, una locura: querían tomar la totalidad de la realidad de la Tierra como nombre e invocar un nombre resonante 1  que sustituyese por completo esa realidad. La magia sartán empleada en la Separación se basa en las runas y, como hemos visto, ninguna runa posee un equilibrio infinito. Utilizar una magia tan poderosa como la rúnica pero que presenta desperfectos (mínimos eso sí) en su

Separación por julian399

forma más elemental, para tratar de modificar la estructura de la realidad en un ámbito tan grande como lo es un planeta entero para dividirlo en otros cuatro, solamente cabe calificarlo como de extrema locura.

Los Sartán crearon la herramienta necesaria para producir la Separación. Era una pequeña cámara que llamaron la Séptima Puerta. Fue llamada así debido a la numeración que Samah había dado a las que iban a ser las puertas de acceso a los Mundos Separados, la puerta presente en el Nexo (Quinta Puerta) y la del Vórtice (Sexta Puerta).

Esta cámara (antes de ser dotada de su magia) era muy parecida a los pozos-prisión de la ciudad Patryn de Abri, utilizados para hacer que los Patryn afectados por la enfermedad del Laberinto se restablecieran de ella.

En interior de los pozos-prisión (al igual que en la Séptima Puerta) se efectúan poderosos hechizos extremadamente complejos para lograr la ausencia de posibilidades. [En este aspecto es parecido a un Pllano].

Una vez conseguido esto, los Sartán se prepararon para dotar a la Séptima Puerta de todo el poder necesario para conseguir derrotar y aprisionar a sus enemigos, la salvación de aquellos mensch a los que se considerara merecedores de ella, la destrucción del mundo y la construcción de cuatro mundos nuevos.
Era una empresa monstruosa, pero los Sartán poseían una magia poderosa y estaban desesperados de miedo. La creación de la Séptima Puerta les llevó muchos años de trabajo, durante los cuales vivieron con el temor permanente de que los Patryn los descubrieran antes de estar preparados para actuar.

Una vez dentro de la Séptima Puerta, descubrieron que no eran los dueños del Universo, como hasta entonces habían creído, sino que existía algo superior a ellos. Para los Sartán la experiencia fue abrumadora, pero ello no impidió que llevaran a cabo sus planes.

La magia funcionó, separó la realidad unida de la Tierra en cuatro realidades distintas, modulando armónicamente la Onda de Probabilidades.

Los armónicos de estas realidades no están, en realidad, separados por completo sino que resuenan en todos los mundos. Los contactos entre los mundos se expresan en la forma de conductos y puertas de la muerte.
Pero la irrupción de la magia más allá de la Barrera de Incertidumbre fue catastrófica y la Onda se apresuró a corregir como buenamente pudo tamaño desperfecto.

La magia necesaria para la Separación era tan compleja y complicada que fueron necesarios muchos Sartán para ejecutarla y un gran número de ellos pereció en el caos de la magia.
Muchos Sartán murieron durante y después de la Separación (barridos por la magia) y también una gran parte de las razas mensch, pues los Sartán sólo pusieron a salvo a unos pocos 2  del desastre.
El resultado fue una época bastante larga de caos absoluto 3.

Esta fase de la Jrandín Rheus se llama Jran-ai (o fase uno) y se produjo con -relativo- éxito. En esa fase se había dividido el mundo así como creado la geografía, características y fauna de todos los mundos.
En la Jran-dus (fase dos) se produjo la ocupación y organización de los Mundos Separados bajo la dirección de los Sartán.
La fase tres (o Jran-kri) la parte más importante de todas (el inicio de la cooperación a gran escala de todos los mundos) no llegó a darse. Una vez en cada mundo, los Sartán se vieron agobiados con gran cantidad de problemas: en Ariano, las islas flotantes del Reino Medio no tenían suficiente agua, además de estar desalineadas; las selvas de Pryan resultaron demasiado agobiantes y exuberantes para los Sartán, que se refugiaron en las Ciudadelas; Abarrach fue un fracaso, falto de energía y repleto de gases venenosos en los niveles inferiores, mortales para los mensch.
En el Laberinto, los Sartán encargados de controlar la magia de la prisión fueron disminuyendo y la magia cobró vida propia, alimentándose del miedo y el odio de los Sartán. El Laberinto pasó de ser un simple correccional donde los Patryn deberían "ablandarse", para ser un lugar cruel y sádico.
Y en Chelestra, mundo donde el Consejo Sartán estableció su residencia, tuvieron que resistir frente a las malignas Serpientes-Dragón.

Al enfrentarse a un enemigo tan poderoso, Samah, jefe del Consejo de los Sartán, llamó en su ayuda a los Sartán de otros mundos. Éstos tenían sus propios problemas y no pudieron acudir. Por ello, Samah decidió cerrar la Puerta de la Muerte 4. Así la Jran-Kri, que contemplaba la entrada en funcionamiento de los Colosos en Abarrach, provisto de energía por las Ciudadelas de Pryan, la manufactura de productos y bienes por parte de la máquina de Ariano (la Tumpa-Chumpa) y la obtención de todo tipo de elementos en Chelestra a partir de los Durnai, no pudo completarse.

Al final, la Separación había resultado un fracaso.


*1: El "nombre resonante" es el nombre por el cual se quiere sustituir la realidad, esto es, el hechizo empleado para hacerlo.

*2: Según ellos no podían poner a salvo a todos. Aunque los Sartán no desprecian a los mensch como hacen los Patryn, en ese momento se demostró que tampoco tenían demasiada importancia para ellos y como posteriormente se puso de manifiesto los consideraban, a todos los efectos, inferiores.

*3: En palabras de Samah:

Después de la Separación se produjo una época de caos. Fue un tiempo espantoso. Sabíamos que se producirían sufrimientos y se perderían vidas, y lo lamentábamos, pero creíamos que de ello surgiría un bien superior.
[..] Las fuerzas mágicas que desatamos demostraron ser mucho más destructivas de lo que habíamos previsto. Demasiado tarde, descubrimos que no podíamos seguir dominándolas. Muchos de los nuestros sacrificaron su propia vida en un intento de detener el holocausto que se extendía por el mundo, pero todo fue en vano. Sólo pudimos asistir a la catástrofe horrorizados e impotentes y, cuando todo terminó, hacer todo lo posible por salvar a quienes habían conseguido sobrevivir. La creación de los cuatro mundos tuvo éxito, así como el encarcelamiento de nuestros enemigos. Cogimos a los mensch y los llevamos a refugios de paz y seguridad.

*4: En los libros no queda claro el estado de la Puerta de la Muerte una vez terminada la Jran-ai de la Separación → Análisis de la contradicción sobre los estados de la Puerta de la Muerte.

Nota I:
Este artículo está elaborado a partir de los libros de El Ciclo de la Puerta de la Muerte (contiene fragmentos de prácticamente los 7 libros) intentando ser lo más fiel posible a las descripciones originales y asimismo aportando un texto continuo en torno a los acontecimientos para dotarlo de más coherencia. Las uniones con mi mitología están acotadas entre corchetes y en cursiva: [ejemplo]. Se puede leer (en inglés) la transcripción exacta del funcionamiento de la magia → aquí.

Texto: Jakeukalane.
Imagen I: Jakeukalane, modificada a partir de una imagen de Bareck. Ver imagen en tamaño completo.
Imagen II: Julian399. CC BY-ND-NC

©Hyposs Productions. ©Chris Emmons ©Julian399