20181225122858-los-dragones-de-plata-de-drakkal.jpg

Imagen I: El Dios Dragón de Plata de Drakkal (Elwêm-iruphk), después de fusionarse con el resto de Dioses Dragones de Plata de Drakkal. Su apariencia es muy similar a la de los Dragones de Plata, pero su poder es inmensamente superior, por Ruth Thompson


0. Introducción.
1. La Historia de Drakkal: Los Dragones de Plata de Drakkal.
        1.1. Los Dioses Dragones de Drakkal.
        1.2. Equilibrio y desequilibrio.
        1.3. Creación de los Dragones de Plata de Drakkal.
        1.4. La Batalla del Estrecho de Rjhu.
        1.5. La Unión de los Dioses Dragones de Plata.
        1.6. La Batalla contra los Remolinos del Este.
        1.7. La Batalla contra las Lunas Rojas.
        1.8. La Batalla contra las Lunas Negras.
        1.9. Muerte y destrucción.
        1.10. Nigromancia.
2. Los Dragones de Plata de Drakkal.
        2.1. Biología y apariencia.
        2.2. Comportamiento.
        2.3. Clanes.
        2.4. Ciencia.
3. Visión de los Dioses Dragones de Fuego sobre los Dragones de Plata.


0. Introducción

Los Dragones de Plata de Drakkal fueron creados por los Dioses Dragones de Plata en las primeras eras del Planeta Drakkal, un Mundo Clon de Krynn.

1. La Historia de Drakkal: Los Dragones de Plata de Drakkal

1.1. Los Dioses Dragones de Drakkal

Los Dioses Dragones eran los Dioses de la Vida y la Muerte, tomando vidas pero también otorgando vitalidad a su alrededor con su energía creativa. Los Dioses Dragones de Plata (Elwêm) cumplían esta función junto con los Dioses Dragones de Ónice (Ësekl) y los Dioses Dragones de Fuego (Ovýor).

Los Dioses Dragones de Ónice, neutrales en extremo, pronto abandonaron a sus hermanos y horadaron en el subsuelo increíbles agujeros de kilómetros de diámetro, rematados con agujas increíblemente finas, casi invisibles, de igual longitud. Su propósito siempre fue desconocido.

Los Ovýor querían hacer que la vida se propagase a través de un crecimiento exponencial de la selva, algo a lo que los Elwêm se oponían. Ellos preferían un incremento pausado y una expansión contenida de la taiga.

1.2. Equilibrio y desequilibrio

Dicha dicotomía no produjo al principio roces entre los Dioses Dragones de Plata y los Dioses Dragones de Fuego, puesto que ambos cumplían con su misión a la perfección. Con el paso de los eones, los Dioses Dragones se fueron situando cada uno en un hemisferio de Drakkal y modelaron los continentes a su antojo, dejando también desatadas tremendas fuerzas mágicas que cobraron conciencia y atacaron a los seres vivos.

Los Dioses Dragones de Fuego, al buscar un incremento exponencial de los organismos, no dieron importancia a estas batallas: simplemente proporcionaron aún más energía vital a su alrededor: los destrozos y muertes causados por estos desastres mágicos no eran muy relevantes a largo plazo —pensaron—, si el medio ambiente y sus criaturas podían volver a reaparecer.

Los Dioses Dragones de Plata, en cambio, decidieron que dichas magias aberrantes no podían estar desatadas por el mundo y quisieron tomarlas para sí, para eliminarlas. Para ellos era una afrenta que dichas fuerzas sobrenaturales estuvieran sin control. Además, ello hacía peligrar la vida de su creación secreta: los Dragones de Plata.

La restricción de crear especies similares a los Dioses Dragones se promulgó cuando los Dioses Dragones de Ónice todavía volaban sobre los cielos de Drakkal y no se dedicaban a horadar la roca con su magia supersónica. Dicha prohibición se había respetado puesto que los Dioses Dragones de Fuego estaban cómodos con su dominio sobre la mitad norte del planeta (el continente de Oguíone). Los Dioses Dragones de Plata no tenían interés en expandir sus dominios: su control efectivo del territorio no llegaba a abarcar todos los continentes e islas del hemisferio sur.

La prohibición, acordada por los tres tipos de Dioses Dragones, había sido dictada en realidad por Ânu p seri nu’sulýa, Dios Supremo de Drakkal 1, por lo que los Dioses Dragones eran reacios a romperla.

Sin embargo, las Tormentas Magnéticas, las Lunas Rojas, los Fuegos Inmanentes, entre otros muchos fenómenos peligrosos, se habían extendido fuera de control, haciendo peligrar los delicados ecosistemas que controlaban los Dioses Dragones de Plata. Para ellos, dichos fenómenos derramados por el continente del norte (Oguíone) y que en ocasiones llegaban hasta sus costas no eran más que extensiones de los propios Dioses Dragones de Fuego.

1.3. Creación de los Dragones de Plata de Drakkal

La creación de los Dragones de Plata coincidió con una de las mayores "adaptaciones continentales" que realizaron los Dioses Dragones de Fuego 2, que produjo Tempestades de Hielo, Lunas Hambrientas e Inmortales de Luz que llegaron hasta el hemisferio sur, destruyendo a su paso la tundra. En dicha adaptación continental fusionaron la mayor parte de islas cercanas con el continente de Oguíone.

Los Elwêm decidieron entonces crear una versión de sí mismos menos poderosa pero que pudiese enfrentarse en solitario a las Lunas, las Tormentas, los Vientos de Llama, etc.

En un principio había muy pocos Dragones de Plata en Drakkal, puesto que la magia necesaria para crearlos era enorme y los Dioses Dragones de Plata estaban muy ocupados defendiendo ellos mismos la costa occidental.


Los Continentes de Drakkal por Jakeukalane y Justin Parkoff
Imagen II: El Continente de Oguíone, al Norte, y el Continente de Daktru, al sur, mostrando el lugar de la Batalla del Estrecho de Rjhu y la influencia de los Temblores de Niebla en la costa suroeste de Daktru, por Jakeukalane y Justin Parkoff.


La tensión fue acumulándose durante dos revoluciones de Drakkal entorno a su estrella (Lumunr) y, en el inicio de la época de expansión de la selva de ese período, los engendros mágicos creados por la indolencia de los Dioses Dragones de Fuego saltaron del continente norte (Oguíone) al continente de Daktru de una manera mucho más agresiva que hasta entonces. Algunos fenómenos como los Temblores de Niebla (enormes masas de ácido corrosivo en forma de gas que borraban las líneas de costa) llegaron incluso al extremo sur de Daktru.

1.4. La Batalla del Estrecho de Rjhu

Cuando finalmente estalló el enfrentamiento, los Dioses Dragones de Plata se presentaron junto con sus Dragones para hacer frente a la invasión de fenómenos mágicos. En el momento en el que los Ovýor (Dioses Dragones de Fuego) se enteraron de la rotura del antiguo pacto decidieron tomar control de las bestias mágicas que ellos mismos habían creado indirectamente, con el propósito de acabar con los Dragones de Plata, los representantes físicos de la insolencia de los Dioses Dragones de Plata.


Una Luna Roja por Jakeukalane
Imagen III: Una Luna Roja, por Jakeukalane (con recursos de wachowicz).


En la Batalla del Estrecho de Rjhu los Dioses Dragones de Plata y sus Dragones combatieron a todos los fenómenos mágicos mencionados anteriormente (Tormentas Magnéticas, Tempestades de Hielo, Vientos de Llama, Lunas Rojas, Lunas Hambrientas, Fuegos Inmanentes, Inmortales de Luz, Temblores de Niebla) y se presentaron otras nuevas manifestaciones, fruto de la mayor descarga mágica producida en eones, al unirse grandes islas a la placa tectónica de Oguíone: Montañas Flotantes, Ríos de Fuego, Cataratas de Escarcha, etc. Fue una batalla aérea tremendamente caótica, donde se liberaron energías aberrantes.

En la Batalla del Estrecho de Rjhu los Dioses Dragones de Plata sufrieron algunas bajas y perdieron a un gran número de Dragones de Plata pero consiguieron contener el avance de los Ovýor, ya al mando de auténticos ejércitos.

Es por ello, por lo que después de dicha batalla, estos imponentes seres serpentinos y plateados decidieron terminar con el problema definitivamente mediante una acumulación de energía sin precedentes en toda la historia de Drakkal.

Acordaron que todos los Dioses Dragones de Plata se unirían en uno solo.

1.5. La Unión de los Dioses Dragones de Plata

Para fusionarse entre sí necesitaban estar protegidos durante más tiempo del que las operaciones militares, por atrevidas que fueran, les podrían dar.

Por eso decidieron alterar ellos mismos el paisaje del norte de Daktru, elevando una cadena montañosa en la costa del Estrecho de Rjhu. El influjo mágico de los Dioses Dragones de Plata creó también manifestaciones mágicas a pesar de que su magia escarchada producía mucha menos contaminación mágica que la de sus enemigos. Los Elwêm aprisionaron las manifestaciones mágicas que se habían producido, evitando que tomasen forma física y las utilizaron para esculpir enormes escudos hechos de hielo puro que colocaron coronando los helados picos del norte de Daktru: al estar fijos allí, provocaban que su campo mágico se multiplicara cientos de veces.

Un muro de luz mágica de color blanco y azulado se elevó hasta llegar hasta donde la atmósfera de Drakkal se debilita, a varios cientos de kilómetros de altura. El despliegue de magia fue tal y tan inesperado para los Dioses Dragones de Fuego que se replantearon el ataque que iban a realizar, retrasándolo unas semanas. Ese tiempo fue suficiente para los Dioses Dragones de Plata.

Con una muralla de hielo y energía levantado en su frontera norte, los Dioses Dragones de Plata se retiraron a una de las islas más pequeñas del Mar de Siwo, que se encuentra entre Daktru y las otras extensiones de tierra del fracturado hemisferio sur (en la costa contraria del Estrecho de Rhju) 3.

Seleccionaron esta isla (posteriormente conocida como Isla Unión o Isla Elyyx) por su suave viento constante y lo escarpado de sus colinas. Siguiendo la pendiente de la ladera de una de ellas construyeron una enorme superficie lisa circular de un material parecido al mármol (marmolita). Dividieron la superficie en treinta y dos partes iguales en el exterior, con dos círculos concéntricos en el interior. En el borde del segundo círculo reposaban gigantescos pithoi 4  que brillaban unos argentinamente y otros eran oscuros como la obsidiana. También había un pithos adicional ricamente decorado exactamente en el centro.


Disposición esquemática de la ceremonia Elyyx por Jakeukalane
Imagen IV: Disposición esquemática de la ceremonia Elyyx, por Jakeukalane.


Antes de que diese comienzo la disolución, el propio aire por encima de la colina se congeló y convirtió en plata helada, desprendiendo destellos cegadores, para caer después lentamente en la superficie lisa de marmolita, sellando la superficie. Justo después, los Dioses Dragones de Plata se agruparon en cada una de las treinta y dos divisiones 5  y comenzaron a deshacerse en líquido argentado que caía siguiendo la pendiente, hasta terminar fundiéndose y mezclándose en las pithoi de los extremos. Treinta y dos Dioses Dragones de Plata habían permanecido en el segundo círculo y uno más en el círculo más interno. Los del segundo círculo tomaron las pithoi y, al mismo tiempo, las bebieron 6. Después de que terminaran toda la plata de los recipientes, estos Dioses Dragones también se deshicieron en regueros de metal cristalino, aún más brillantes que los anteriores y fueron a parar a la pithos central, donde el Dios Dragón de Plata de Drakkal (elegido por su fortaleza) tomó la gigantesca pithoi con las garras delanteras y, con un bramido, la alzó por encima de su cabeza y luego la bebió 7. A partir de entonces una terrible luz argéntea empezó a surgir de los ojos del Dios Dragón de Plata elegido (Elwêm-iruphk).

Después de la unificación de todos los Dioses Dragones de Plata, fue más sencillo para Elwêm-iruphk crear cientos y cientos de Dragones de Plata, a los que hizo mucho más poderosos de lo que eran antes.

1.6. La Batalla contra los Remolinos del Este

Batallas de Drakkal
Imagen V: Las Batallas de Drakkal: Batalla del Estrecho de Rhju, Batalla contra los Remolinos del Este, Batalla contra las Lunas Rojas y la Batalla contra las Lunas Negras, por Jakeukalane, Justin Parkoff, Ruth Thompson, Dogan Oztel y Macrovector.


La Batalla contra los Remolinos del Este fue muy distinta de las anteriores. Tanto el lugar como los contendientes habían cambiado.

Los Dioses Dragones de Fuego, después de la pausa táctica mientras reconsideraban su estrategia debido al muro alzado en el Estrecho de Rjhu, decidieron atacar Daktru desde el este, invadiendo la Península de Darlan. Allí reunieron a millares de Remolinos del Este y, comandándolos, se dispusieron a atacar a la escasa presencia de Dragones Plateados allí desplazados.

Los Remolinos del Este, propios de las estepas del este de Darlan, también eran aberraciones producidas por la magia salvaje liberada en Drakal. Sin embargo, no toda esta magia era producto del desenfreno de los Dioses Dragones de Fuego, también eran fruto de la magia de fondo de Drakkal y del resto de Dioses Dragones. Es por eso por lo que los Remolinos del Este eran más antiguos y fuertes que cualquiera de los otros fenómenos contra los que habían luchado previamente los Dioses Dragones de Plata.

Aunque el Dios Dragón de Plata de Drakkal (Elwêm-iruphk) era ahora más poderoso que todos los Dioses Dragones de Fuego juntos, decidió no arriesgarse. La presencia de los Dioses Dragones de Plata en la Península de Darlan siempre había sido escasa (a pesar de que también pertenecía al Continente de Daktru, controlado de facto totalmente por ellos). Esto es así porque los Dioses Dragones de Plata primero y los Dragones de Plata de Drakkal después, no creían en una expansión descontrolada de la tundra.

Elwêm-iruphk decidió no acudir a la Península de Darlan por si acaso los Dioses Dragones de Fuego o sus fenómenos aberrantes atacaban el corazón del territorio plateado, Daktru. Así pues, cientos de Dragones de Plata, también, también más vigorosos que anteriormente, fueron a plantar cara a los Dioses Dragones de Fuego y a los Remolinos del Este.

Elwêm-iruphk envió también imágenes de sí mismo a la batalla, para evitar que los Dragones de Plata sospecharan que los Dioses Dragones de Plata se habían unido en uno solo. Aunque estas imágenes sí ocasionaban daños a los enemigos, Elwêm-iruphk las envió fundamentalmente para animar a los Dragones de Plata en la lucha.

La Batalla contra los Remolinos del Este duró tres períodos completos de noche y día. Los Dragones de Plata ciertamente eran más poderosos que antes, pero que los Remolinos del Este estuvieran comandados por los Ovýor los hacía enemigos formidables.

También era diferente la propia actitud de los Dioses Dragones de Fuego. Los Ovýor no buscaban resolver un conflicto con los Dioses Dragones de Plata como antiguamente, sino que querían exterminar a los Dragones de Plata. Su furia aumentaba también cuando se enfrentaban a un Dios Dragón de Plata proyectado por Elwêm-iruphk y este se deshacía en el aire.

El ímpetu de los Ovýor tuvo cada vez mayor resultado y al final del tercer día de lucha, los Dragones de Plata tuvieron que retirarse hacia el suroeste, agrupándose para lanzar un nuevo ataque.

De los más de seiscientos Remolinos del Este que tomaron parte en la batalla, murieron cuatrocientos sesenta y tres y fueron heridos ochenta y uno. Apenas catorce de los doscientos Dioses Dragones de Fuego sufrieron alguna herida.

1.7. La Batalla contra las Lunas Rojas

La Batalla contra las Lunas Rojas tuvo una entidad mucho menor. La mayoría de Dioses Dragones de Fuego no participaron, pues estaban reuniendo fuerzas para el asalto final contra el continente de Daktru por lo que hay algunos historiadores elfoplateados de Drakkal que consideran esta batalla como una simple escaramuza. Los Ovýor dejaron el grueso del combate a las Lunas Rojas.

Las Lunas Rojas son aberraciones mágicas esféricas de unos diez metros de diámetro. Se las llama así por su forma pero su superficie es muy diferente a la de un satélite o un astro. La explicación se encuentra en su composición: las Lunas de Drakkal están compuestas de información mágica corrupta, ruido con forma física, que se mueve continuamente.

Pese al mayor equilibrio en la batalla, los Dragones de Plata también tuvieron que replegarse después de un día y medio de combates. Esta vez abandonaron Darlan y viajaron, cruzando el Mar de Siwo, hacia Daktru.

1.8. La Batalla contra las Lunas Negras

En la Batalla contra las Lunas Negras, las tornas no parecían haber cambiado al inicio. Los Dioses Dragones de Fuego, reagrupados y reunidos todos sus contingentes junto con casi un centenar de Remolinos del Este y las Lunas Rojas supervivientes, atacaron junto a las Lunas Negras una de las posiciones principales del este de Draktu, esperando que no sólo participasen los Dragones de Plata, sino que los Dioses Dragones de Plata se vieran arrastrados a la batalla.

El plan de los Dioses Dragones de Fuego era sencillo: los Remolinos del Este atacarían en primer lugar, desgastando las defensas que pudiera haber, después, los Ovýor lanzarían poderosos hechizos para arrasarlo todo.

La defensa de los Dragones de Plata fue enconada, diezmando las filas enemigas y destruyendo cientos y cientos de fenómenos mágicos. Elwêm-iruphk no sólo envió cientos de imágenes suyas sino que también acudió y observó la batalla desde cierta distancia.

Pero cuando llegó el momento el cielo comenzó a combarse poco a poco, haciéndose cada vez más oscuro. La ventisca del sur dejó de soplar y, retorciéndose en geometrías imposibles, la bóveda celeste se rasgó haciendo que cayera en todo el campo de batalla una masa de Alquitrán Vivo (Sliarrhin).

Sin embargo, los Ovýor calcularon mal la devastación que produciría el Sliarrhin: no diferenció aliados de enemigos. Por cada Dragón de Plata y por cada fenómeno mágico destruido se multiplicaba la cantidad de Alquitrán Vivo y, a su vez, estallaba cada vez que entraba en contacto con el roto Tejido de la Realidad que había quedado depositado en la llanura, retorcido y deformado. Las explosiones eran tan brutales que los Dioses Dragones de Fuego tuvieron que huir.

Elwêm-iruphk, protegido por su increíble magia, intentó detener la masacre, sin éxito. Consiguió, eso sí, salvar la Esencia de sus Dragones de Plata y de algunos fenómenos mágicos, lo que sería muy importante en el futuro.

1.9. Muerte y destrucción

La destrucción que produjo la Batalla de las Lunas Negras fue total no sólo entre las aberraciones mágicas (que poco a poco habían ido adquiriendo conciencias individuales), sino que también para los Dragones de Plata. No sobrevivió ningún ser vivo no divino. La zona de Daktru donde se produjo la batalla fue bautizada como "Llanura de la Desolación de Daktru" y todos en Drakkal la evitaron a partir de entonces.

1.10. Nigromancia

Para Elwêm-iruphk, la Batalla contra las Lunas Negras supuso una inflexión en su relación con sus hermanos los Ovýor. Mientras que hasta entonces los Dioses Dragones de Plata habían tomado una postura defensiva (incluso cuando se fusionaron en Elwêm-iruphk), a partir de entonces la postura sería diferente.

La muestra más contundente de dicho cambio se produjo cuando empezó a resucitar uno por uno a los Dragones de Plata. En Drakkal, al igual que en otros muchos otros sitios del Milegu, que la energía vital vuelva a un ser vivo que ya ha muerto implica que otro ser vivo se debilite e incluso que muera. Elwêm-iruphk sabía esto pero aún así prosiguió reviviendo a sus Dragones. También hizo lo mismo con los fenómenos mágicos, pero incluyó en su conjuro un juramento de fidelidad a él mismo y a los Dragones de Plata.

Cuando concluyó, una parte de su propia energía vital había desaparecido, pero también habían muerto casi un centenar de Dioses Dragones de Fuego.

Estando tan debilitados, los Ovýor supervivientes se exiliaron en Tolgaz, un continente situado aún más al norte que Oguíone, en el mismo Polo Norte de Drakkal.

Mientras, Elwêm-iruphk, los fenómenos mágicos helados (llamados para distinguirlos de su anterior forma) y los Dragones de Plata de Drakkal convirtieron Oguíone y el resto de continentes en la tundra helada que ya dominaba anteriormente Daktru. Cuando los fenómenos mágicos helados fueron a extender la tundra también sobre Tolgaz, Elwêm-iruphk los detuvo, pero desde entonces no permitió que saliera ningún ser de allí.

Los Dragones de Plata se multiplicaron por todo Drakkal.

2. Los Dragones de Plata de Drakkal

2.1. Biología y apariencia

La biología y apariencia de los Dragones de Plata de Drakkal presentan numerosas diferencias con respecto a la de los Dragones de Plata de Krynn. En primer lugar sus escamas son mucho más similares a las de los peces que a las de los Dragones de Krynn. También la configuración de su cabeza es mucho más pequeña, con una cabeza pequeña, un cuello serpentino y una mandíbula plana. Sus ojos brillan en la oscuridad y son capaces de emitir hielo. No tienen un arma de aliento.

Los Dragones de Plata de Drakkal de la época post-Nigromancia (o Nuevos Dragones de Plata) también presentan divergencias con los anteriores a dicho acontecimiento (Antiguos Dragones de Plata). Los Dragones post-Nigromancia son menos poderosos. De igual manera que Elwêm-iruphk perdió parte de su energía vital, también los Dragones de Plata en ser resucitado primeros tuvieron pérdidas de poder. En cambio, todos ellos fueron más longevos a cambio.

El período previo a la madurez abarca unos 200 años. A partir de los 220 años todos los Dragones de Plata son fértiles y tendrán descendencia cada 50 años aproximadamente.

Si se dañan las alas de manera permanente pueden deshecharlas y hacer que les crezcan unas nuevas, aunque el proceso es muy lento (100 años). Algunos buscan acelerarlo mediante el uso de su magia pero otros evitan usar la magia en su propio cuerpo para no generar fenómenos mágicos a los que fueran vulnerables.

2.2. Comportamiento

Los comportamientos de los Nuevos y Antiguos Dragones de Plata también eran diferentes.

Mientras que los Antiguos Dragones de Plata tenían hábitos nocturnos, los Nuevos Dragones de Plata, señores absolutos de Drakkal, planeaban en sus cielos en cualquier momento que quisieran.

También los Antiguos Dragones de Plata eran mucho menos arrogantes, puesto que convivían con numerosas monstruosidades y se tenían que ocultar a los ojos de otros Dragones (de hecho, ellos tenían prohibido observar a otros Dragones aunque fuera de manera totalmente secreta).

2.3. Clanes

Los clanes de los Dragones de Plata de Drakkal tienen su origen antes de la Nigromancia, pero su pleno desarrollo se alcanzó mucho después, cuando los Dragones de Plata ya estaban extendidos por todos los continentes. Los primitivos clanes se agrupaban por características físicas o de temperamento. Es decir, los que tenían alas, garras más grandes o eran más violentos se reunían conformando grupos.

2.4. Ciencia

La ciencia drakkálica, como es llamada en ocasiones, se basa en la magia helada (una evolución de la magia escarchada de los Dioses Dragones de Plata) para obtener conocimiento: la magia helada perturba la realidad generando "ecos" y vibraciones. Los Dragones de Plata analizan dichas vibraciones con lo que pueden obtener conocimientos muy avanzados.

3. Visión de los Dioses Dragones de Fuego sobre los Dragones de Plata

Al contrario que sus primos de Krynn, los Dragones Plateados, los Dragones de Plata de Drakkal son tremendamente maléficos. Los Dragones de Plata de Drakkal han conseguido someter la realidad de Drakkal, y con su magia helada también han conseguido reunir bajo su dominio a multitud de criaturas de Drakkal 8.
[...]

Tomo VI del "Anakh-Arraion", compilado en algún lugar de Ythjontar.

Este mundo también tiene conexiones con Bẙāura y con Qrenai y ha sido visitado por Humanos, Elfos y otras criaturas. Estos seres han escrito profusamente acerca de lo que veían en Drakkal. Cegados por sus prejuicios acerca de los equilibrios del Bien y el Mal presentes en Krynn, Bẙāura y Qrenai, juzgaron a los Dragones Plateados de Drakkal como el epítome del mal. No incluyeron a Elwêm-iruphk porque desconocían su mera existencia.

El esfuerzo más grande fue realizado por Humanos que llegaron al Continente de Tolgaz y recogieron los relatos de los Dioses Dragones de Fuego sin someterlos a crítica alguna en el libro llamado Anakh-Arraion. Los Dioses Dragones de Fuego contaron a estos compiladores que las llanuras devastadas como la Llanura de la Desolación de Daktru habían sido producto del uso por parte de los Dragones de Plata de la Nigromancia. Estos Humanos y Elfos tenían probada la Nigromancia de manera terminante por lo que no fue difícil convencerlos de que la destrucción que aún se apreciaba en la superficie de Drakkal había sido causada de manera exclusiva por los Dragones de Plata.

*1: Ânu p seri nu’sulýa es un Dios del Caos o W’rêumlr que existe a través de todo el Zhîn de Krynn (una Qadena). Se lo identifica con el Sumo Dios de Krynn. Volver.
*2: El Dussiano que incluyó a los Dioses Dragones de Drakkal en el volumen "La recopilación de seres" ("Gytekuha hölopý") anotó que los Dioses Dragones de Fuego habían seguido un proceso de "dussianoformación" ("çeth’yÂsÂxöfyyx", literalmente "transformar como el Planeta Dussia"), lo que en este contexto quiere decir "adaptación del planeta a unas condiciones concretas" (esto es, terraformar). Volver.
*3: En realidad, Daktru es el nombre de toda la masa continental al sureste de Oguíone. Sin embargo, hay mares que dividen casi por completo Daktru, haciendo que sea una serie de penínsulas: la situada más al norte se denomina Daktru también, cruzando el Mar de Siwo se encuentra la Península de Darlan y al sureste de Darlan está la Península de Llālu.Volver.
*4: Una pithos, (plural: pithoi, del griego, πίθος, πίθοι), es una forma cerámica similar a una vasija grande de forma ovoidal y panzuda que se utilizaba generalmente para conservar líquidos. En la "Gytekuha hölopý" no se menciona quién realizó los pithoi, por lo que se sospecha que podría ser una atribución posterior a dicha forma cerámica y que las cerámicas no fueran creadas de forma manual sino mágicamente, por lo que tendrían una forma ligeramente diferente. Volver.
*5: Una cosa que apunta como curiosa el recopilador de "Gytekuha hölopý" es que el número de Dioses Dragones de Plata era un múltiplo de treinta y dos. Volver.
*6: En una versión extendida (menos fiable) del "Gytekuha hölopý" se detalla que no fue simplemente beber la plata, sino que se sumergieron en ella totalmente. No como si se la echaran por encima sino que finas hebras surgirían desde los pithoi hasta sus bocas, sus orejas, sus ojos, sus garras, formando intrincados dibujos en todo su cuerpo. El resultado fue el mismo. Una vez estuvieron totalmente repletos de plata, estos Dioses Dragones se disolvieron a su vez. Volver.
*7: También aquí la edición posterior de "La recopilación de seres" ("Gytekuha hölopý iljveëqu") abunda con más detalles en lo sucedido. El Dios Dragón de Plata Elegido (Elwêm-iruphk) hizo varias cosas simultáneamente. Aplicando los Conceptos Anexos conocidos como Njiruh y Namosë podemos deducir que el Elwêm-iruphk dividió su realidad en diferentes fracciones, conservando en una de ellas la conciencia sobre las demás. Se detalla que Elwêm-iruphk partió la pithos, se la bebió y la hizo levitar, derramándola por toda la superficie lisa. Volver.
*8: Este cambio en el punto de vista del relato destaca que su fuente es otra. Los compiladores del "Anakh-Arraion" eran contrarios a todo tipo de nigromancia por lo que los actos de los Dragones de Plata de Drakkal les parecían abominables. Volver.


Criaturas: W’rêumlr, Dioses del Caos, Dioses Dragones de Plata, Dioses Dragones de Fuego, Dioses Dragones de Ónice. Dragones de Plata de Drakkal, Dragones Plateados de Krynn. Fenómenos mágicos: Cataratas de Escarcha, Tormentas Magnéticas, Tempestades de Hielo, Temblores de Niebla, Remolinos del Este, Vientos de Llama, Ríos de Fuego, Fuegos Inmanentes, Inmortales de Luz, Lunas Rojas, Lunas Hambrientas, Lunas Negras, Montañas Flotantes. Elfos Plateados de Drakkal. Dragones de Plata de Krynn. Humanos de Ythjontar, Elfos de Ythjontar.
Espacios Planares: Milegu, Tejido de la Realidad, Ythjontar, Qadenas, Zhûn, Zhîn de Krynn. Mundos Clon. Lugares: Estrella de Lumunr, Planeta Krynn, Planeta Drakkal. Planeta Bẙāura, Planeta Qrenai. Continente de Oguíone, Continente de Daktru, Continente de Tolgaz, Península de Darlan, Península de Llālu, Llanura de la Desolación de Daktru. Estrecho de Rjhu. Mar de Siwo. Isla Elyyx.
Conceptos: Esencias, Conceptos Anexos a la Realidad: Njiruh, Namosë.
Fenómenos: contaminación mágica.
Acontecimientos: Batalla del Estrecho de Rjhu, Ceremonia Elyyx, Batalla contra los Remolinos del Este, Batalla contra las Lunas Rojas, Batalla contra las Lunas Negras, Nigromancia, época post-Nigromancia.
Técnicas: çeth’yÂsÂxöfyyx, magia supersónica, magia escarchada, magia helada, nigromancia.
Obras: "La recopilación de seres" ("Gytekuha hölopý"), "La recopilación de seres, ampliada" ("Gytekuha hölopý iljveëqu"). "Anakh-Arraion".
Conceptos reales: pithos.


Nota I: La inspiración de la mayoría de fenómenos atmósféricos mágicos proviene del disco de black metal melódico Eternal Winter’s Prophecy.
Nota II: El nombre de la Península de Darlan está inspirada por el personaje "Darlantan", un dragón plateado del libro "Los Dragons" de Douglas Niles, un libro de Dragonlance.
Nota III: Las pithoi son formas que existieron realmente en la cerámica griega.
Nota IV: Que muera un ser vivo por cada uno resucitado está inspirado en los libros de El Ciclo de la Puerta de la Muerte (PFD), de Margaret Weis y Tracy Hickman.


Texto: Jakeukalane.
Imagen I: Ruth Thompson. Imagen original aquí → Silverblood. Imagen en tamaño completo aquí → Dragón de Plata de Drakkal.
Imagen II: Jakeukalane y Justin Parkoff. Imagen en tamaño completo aquí → Continentes de Drakkal - La Batalla del Estrecho de Rhju.
Imagen III: Jakeukalane, con recursos de wachowicz. Recurso 1 original aquí → Luna. Imagen en tamaño completo aquí → Luna Roja (hq).
Imagen IV: Jakeukalane.
Imagen V: Jakeukalane, Justin Parkoff, Ruth Thompson, Dogan Oztel y Macrovector. Imagen en tamaño completo aquí → Continentes y batallas de Drakkal.

©Hyposs Productions. ©Ruth Thompson ©Justin Parkoff ©wachowicz ©Dogan Oztel ©Macrovector