20140218152029-namose-by-jakeukalane.jpg

Texto original. Inspiración subterránea en nota.


El Namosë,  la espiralidad de la realidad o la realidad calidoscópica, es un "Concepto Anexo" de la Realidad provocado por el Alpkatchen que tiene características definitorias del Espacio y de la geometría.

Los conceptos anexos son conceptos que emergen en determinados ámbitos, Planos, Dimensiones o Espacios Planares del Milegu y que tienen propiedades universales similares a las de Tiempo, Espacio, Energía, Geometría, etc... Otros ejemplos de conceptos anexos son el Njiruh o el Qnch’ur’u.

El Namosë es una mezcla entre Realidad, Espacio y Geometría que se detecta a niveles microscópicos: hace que cada punto de un Universo o Plano que presenta un Namosë "normal" esté reflejado en docenas de fragmentos caleidoscópicos. Dichos fragmentos no tienen porqué ser de idéntico tamaño.

El Namosë, al igual que el Tiempo o el Espacio, presenta una multitud de variantes que hacen su análisis muy complicado. Al ser un concepto anexo a la Realidad producido por variantes que actúan en el Espacio (de manera geométrica) el Namosë puede existir en lugares que no son dominados por el Tiempo, es decir, puede existir de manera intemporal.

Debido al Namosë puede existir un nuevo tipo de Realidades alternativas (si hablásemos con propiedad serían Namosë) y dispuestas caleidóscopicamente (o espiralmente).

Se conocen dos tipos de Namosë, el Namosë "normal" (o caleidoscópico) en el que las Realidades se disponen formando una simetría simple con respecto a las rotaciones desde su centro y el Namosë "complejo" (o espirado) en el que las Realidades se pliegan de diferente manera y no siguen una disposición simétrica.

Algunos estudiosos del Milegu han propuesto que el Namosë afecta de manera singular a multitud de Estructuras Planares y Espacios Planares típicos del Milegu como las Qadenas o los Tempoplanos 1

El Namosë, al no ser una estructura que privilegie ninguna de las Realidades que se pueden formar debido a él, es ideal para caracterizar dichas Estructuras, así como otras como los Planos adyacentes entre sí.

Existen varios niveles de Namosë, habiéndose llegado a la conclusión que cuanto más fuerte es un Namosë, más fragmentado está. Para saber la cantidad de fragmentación de un Namosë que afecta a un individuo planar, las Razas Lttbeh utilizan el alfabeto cxȱ’qre.

Se especula con que el Namosë afecta a todo el Milegu como totalidad, pero también a todos y cada uno de los individuos planares: allí donde no se detecta un Namosë significa que éste tiene valor 1, es decir, no tiene divisiones.

La Figura más perfecta de Todo obviamente tendría un Namosë infinito.

*1: ¿Si el Namosë no depende del Tiempo como puede afectar a los Tempoplanos? Precisamente por no afectar a la variable Tiempo, el Namosë es ideal para explicar la estructura espacial de los Tempoplanos. Los físico-teóricos de determinados Universos y Planos no admiten dicha separación entre el Espacio y el Tiempo y piensan que el Namosë afecta también al Tiempo, aunque de una manera tangencial.


Nota I: El nombre de Namosë tiene claras resonancias con Erekosë, personaje de Michael Moorcock, así como con Ilyumë.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Jakeukalane. Imagen original aquí → El Namosë (deviantart). Imagen en tamaño completo aquí → El Namosë (imagen).

©Hyposs Productions