20150601053728-los-enarivu.jpg

Texto original.


Los Elefantes Místicos Antiguos o Enarïvu son gigantescos seres con forma de elefantes humanoides que habitan el sur del Planeta Abstracto de Hullandwa, donde también viven los Leones Rojos de Hullandwa. El Planeta Hullandwa políticamente forma parte del Imperio Tellwoghtissos (que también incluye a otros planetas como Enwanda-Qitussili, Hurminiwa, Ḫaššuwatali, Nurudsiwa, Lwaḫušutali o Šattuḫas) y está emplazado dentro de la Qadena Congelada Ilimitada de Nermecodi (en el Plano de Trënn-Ornugeë). El Imperio Tellwoghtissos se encuentra situado en el sector XQU de Nermecodi.

Los Enarïvu son hechiceros y, aunque marginados al sur de planeta donde las condiciones son extremadamente duras por las cambiantes temperaturas, mantienen una pequeña población que se dedica a investigar sobre diferentes Realidades exóticas.

Obviamente no son ni tan poderosos ni cuentan con tantos recursos como los que pueda tener un Dios Mayor como Nhhaatrymä o Tlwois, por lo que sus experimentos en el campo de las paradojas no están tan avanzados (no han llegado a manipular nunca abstracciones espaciales, pese a que conozcan su existencia).

Sí son capaces, sin embargo, de manipular Pozos de Energía Negativa y Canales de Energía Negativa (como los descubiertos por los Señores del Mal y que, controlados muy deficientemente, provocaron el contacto con los Soldados del Mal), e incluso vincularlos al Tejido Interplanar.

Pese a ser hechiceros poderosos, su poder es ínfimo comparado con otras Entidades poderosas en el Milegu como los Dioses, las Entidades W’rêumlr o las Razas Lttbeh. También su poder se queda en nada al lado de los Ilícidos de Javvhe. Sin embargo, aunque no son demasiado poderosos sí que son extremadamente inteligentes y su poder místico es abrumador.

Gracias a su inteligencia y a este misterioso poder místico, los Enarïvu han sido capaces de introducir de manera controlada Tejido Interplanar en el Plano Material (es decir, en Trënn-Ornugeë) sin provocar un gigantesco cataclismo y manteniendo a raya tanto los fragmentos de irrealidad como los Errores Planares. Aunque los detalles precisos del sistema empleado en el proceso permanecen desconocidos, sí sabemos que para ello utilizaron tanto Planos Computacionales, como variantes de Murallas Planares Artificiales, como un misterioso Portal Planar, situado en el centro de la población más importante de los Enarïvu.

Habrían usado el Plano Computacional para simular la entrada y los plegamientos de la Muralla Planar, mientras que ésta, situada alrededor del Portal Planar, habría protegido a la Realidad del Plano del Tejido Interplanar.

Curiosamente, el Tejido Interplanar que entró en Trënn-Ornugeë mediante este experimento no procedía del Espacio Interplanar sino de un extraño Planeta compuesto de Tejido Interplanar conocido como Nayrpuan. Allí incluso subsistían árboles compuestos de Tejido Interplanar y los Enarïvu se quedaron pasmados al observarlos.

Pero desde los inicios de su civilización, hasta que llegaron a tamañas capacidades técnicas, los Enarïvu sufrieron muchas penalidades y transformaciones sociales.

Eones y eones ha, el Planeta Hullandwa no formaba parte de Nermecodi ni era un Planeta Abstracto sino que contaba con su propio Sistema Estelar. Al no conservarse muchos datos acerca de este Hullandwa primitivo, es muy complicado saber si los Enarïvu vivían ya en dicho planeta antiguo, pero todo apunta a que así era: los Elefantes Místicos Antiguos guardan celosamente un monolito de 15 metros de altura cuya datación lo ubica antes de la aparición de los Leones Rojos de Hullandwa e incluso en una fecha anterior de la antigüedad supuesta del propio Planeta Abstracto de Hullandwa.

También conservan un vocabulario muy extraño en sus plegarias de sanación y en sus trances místicos; palabras como "arroyo" (nnamasayogolama, literalmente "riachuelo con reflejos de la luna"), "eclipse" (makokoyamangutomagun, literalmente: "cuando el sol es comido sin llegar al horizonte"), dan cuenta de un ambiente muy diferente al del Planeta Hullandwa conocido, con sus características de Planeta Abstracto (patrones geométricos dibujados a lo largo de toda su superficie, tenue atmósfera y por lo tanto escasez de ríos), con presencia de astros que no se pueden contemplar en los cielos del Planeta Abstracto de Hullandwa.

La evolución de los Enarïvu fue acorde con el gran tiempo transcurrido: las primeras representaciones gráficas de los Elefantes Místicos Antiguos hablan de seres de más de 3 metros y medio que pesaban sólo 2 toneladas, mientras que los Enarïvu actuales alcanzan los 5 metros de altura y hasta 3 toneldas 1.

Junto con su evolución hacia tamaños mayores y su incremento de inteligencia, sufrieron la presencia de los Leones Rojos de Hullandwa, seres de hasta 10 metros de altura que provocaron la migración de los Elefantes Místicos Antiguos hacia el sur de Hullandwa. Este proceso no fue una migración puntual sino que se prolongó a lo largo de más de un milenio.

La diferenciación social fue brutal en un primer momento, formándose grupos muy variados. Sin embargo, la dureza del territorio del sur de Hullandwa, fue poco a poco agregando los grupos que se habían establecido de manera dispersa para fundar lo que luego sería la milmilenaria ciudad de Ouseo.

A pesar de ser un Planeta Abstracto y de la dureza de las condiciones del sur del Planeta, especialmente en los continentes de Kamatha y de Naywa, allí subsisten multitud de animales extravagantes, que son las presas de los Enarïvu y de otros grandes seres.

Aparte de la alimentación basada en la caza, los Enarïvu se alimentan de energía a través de sus ojos. Gracias a poder alimentarse así, los Enarïvu fueron capaces de sobrevivir.

Poco después de la fundación de Ouseo, los Enarïvu decidieron expandir su territorio de influencia, para tener acceso a mejores fuentes de energía. Intentaron primero una expansión hacia el este, pero un enorme Abismo les cerraba el paso. Aunque en el oeste y noroeste de Ouseo había importantes yacimientos de energía libre los Enerïvu no habían intentado todavía controlar dichos territorios.

Sin embargo, debido a la presencia de amplias bases de los Guerreros Extraplanetarios, los Enarïvu tuvieron que conformarse con los territorios que ya dominaban, que rápidamente estaban quedándose sin energía libre disponible.

Enfrentándose ante la rápida disminución de su población, los Enarïvu decidieron modificar sus colmillos para que fuesen capaces de filtrar una cantidad de energía 100 veces superior a la que lo hacían sus ojos.

En el centro de Ouseo se alza una estatua de mármol negro dedicada al Enarïvu que descubrió la técnica adecuada para transformar los colmillos de todos los Enarïvu para que fueran capaces de filtrar una cantidad de energía muchas veces superior a la que sus antepasados realizaban.

A pesar de la limitación de movimientos por el este, noreste, sureste, oeste y noroeste, los Enarïvu todavía podían expandirse (y a un ritmo mucho mayor gracias a las modificaciones en sus colmillos) hacia el sur y el suroeste.

Es posible que en sus frecuentes viajes al sur de su posición topasen con Oso’saqýa y aprendiesen de ellos numerosas tecnologías (entre ellas la fabricación de Murallas Planares, Aperturas Planares, Pozos de Energía Negativa, etc).

A pesar de su falta de entendimiento con los Leones Rojos de Hullandwa y los Guerreros Extraplanetarios, los Elefantes Místicos Antiguos no guardan especial rencor a ninguna de las dos especies y nunca los han atacado militarmente (aunque ellos sí que hayan tenido que huir de contingentes de soldados).

Conforme fueron realizando más descubrimientos, su dependencia de los Oso’saqýa fue disminuyendo.

*1: A pesar del diámetro mucho mayor del Planeta Hullandwa con respecto a la Tierra Neshl, peculiares efectos gravitatorios inherentes a ser un Planeta Abstracto y a pertenecer a una Qadena Congelada hacen que su campo gravitatorio sea muy similar al de la Tierra Neshl.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Jakeukalane. Imagen original aquí → Los Antiguos Elefantes Místicos (deviantart). Imagen en tamaño completo aquí → Los Antiguos Elefantes Místicos (imagen).

©Hyposs Productions.