20150517025353-el-orbe-de-la-manifestacion.jpg

Texto original, inspiración en la imagen.


Los Orbes de la Manifestación son objetos muy poderosos, casi indestructibles que originalmente proporcionaban un vínculo a diferentes seres con su Plano Elemental. Posteriormente, su uso se generalizó muchísimo y se usan diferentes tipos de Orbes de Manifestación como vínculo con el Plano Elemental de un Ser Elemental.

Además, estos objetos también inspiraron a los Forjadores de las Pesadillas para crear a las Pesadillas Forjadas que, para que su Esencia se vea potenciada, mantienen un vínculo con su Plano Astral mediante Texturas de Esencias.

El surgimiento de los Orbes de la Manifestación bien puede ser un caso de Xiwalianqué: el modelo a partir del que fue creado se hallaba en el futuro. Los forjadores de estos primeros Orbes serían los misteriosos Omegas. Esto contradice la tradicional explicación por la que los primeros constructores de Orbes de Manifestación serían los Dragones Elementales del Agua para permitir a un Dragón Elemental anciano llegar a ser inmortal. Después serían los Cinco Dragones quienes los usaran para extenderse después al común de Dragones Elementales y mucho después a otras especies.

Los Orbes de la Manifestación son artilugios capaces de transmitir al que lo usa el elemento que compone su Plano Elemental de manera directa, lo que hizo a los primeros Dragones Aquamarinos unos seres privilegiados entre los Seres Elementales, pues pudieron permanecer durante largos períodos de tiempo alejados del agua, o, en caso de otros seres, del elemento de su propio Plano.

El Orbe provoca, colateralmente, que el aspecto de los seres que lo adquieren vaya variando con el tiempo: sus formas son más estilizadas y harmoniosas y algunos de sus rasgos característicos: garras, escamas, aletas... etc, se difuminan. Incluso algunos Seres Elementales que han estado interconectados con sus Orbes durante eones y eones, han ido perdiendo sus sentidos habituales, para captar el mundo que les rodea a partir de la imagen que del mundo se refleja en su Plano Elemental. A la larga, debido a esto, también han perdido por completo sus órganos sensitivos tradicionales y, según los casos, han adquirido un fuerte color característico, también estando iluminados desde el interior.

Se supone que dicha luz sería un eco que proviene directamente del Plano Elemental.

Los Seres Elementales que disponen de un Orbe de la Manifestación pueden sobrevivir eones y eones en los Planos Materiales o en cualquier Plano que quieran visitar, como los Planos Oníricos, los Planos Fractales o los Planos Astrales.

E incluso los Orbes de la Manifestación son capaces de permitir a un Ser Interplanar habitar en el Espacio Interplanar Gris.

Sin embargo, a la larga, materiales capaces de disociar los átomos, la radiación interplanar, algunos "láseres" especiales o los pulsos planares son capaces de dañar e incluso de romper los Orbes de la Manifestación.

En ocasiones se ha argumentado que el simple calor generado por un volcán podría romper un Orbe de la Manifestación debido a la conocida historia de la transformación de Khemoinen, un Dragón Aquamarino (un subtipo de Dragones Elementales del Agua), en un Dragón Elemental del Vapor por la rotura de su Orbe de Manifestación, después de rescatar dicho Orbe de una cámara subterránea a gran profundidad.

Sin embargo, esa interpretación parte de la premisa errónea de que un Orbe de la Manifestación es un objeto material.

Los Orbes de la Manifestación no están compuestos de materia sino del poder solidificado de quien los fabrica y del poder que en cada momento es capaz de ejercer el individuo que lo posee. El poder solidificado es el que confiere al Orbe de la Manifestación una apariencia de materialidad física, mientras que el poder continuo, llena dicha solidificación y conecta al ser con su Plano Elemental.

Así pues el Orbe de la Manifestación de Khemoinen se rompió debido a un conjunto de factores: conforme se iba aproximando al volcán el agua de la que estaba compuesto iba disminuyendo. Aunque consiguió llegar hasta su Orbe de la Manifestación, el agua de la que estaba conformado iba evaporándose más y más deprisa y tenía, por lo tanto, que transportar más y más agua desde su Plano Elemental.

Llegó un momento en el que fue incapaz de sostener el vínculo necesario para trasladar tanta cantidad de agua desde su Plano Elemental a donde se encontraba y, al cortarse la conexión con el Plano Elemental del Agua, también se agotó su poder para sostener su Orbe de la Manifestación, que fue extinguiendo.

Cierto es que la rotura de un Orbe de la Manifestación no provoca la muerte (Khemoinen consiguió fusionarse con la Entidad de los Dragones del Milegu y crear un Plano Elemental, el Plano Elemental del Vapor y asoció a él su Orbe casi destruido).

El que los Orbes de la Manifestación necesiten una fracción del poder de quien los crea para tomar forma también fue fundamental en que Khemoinen dejase de fabricar Orbes de la Manifestación para los Dragones Elementales del Vapor. A partir de entonces, los nuevos Dragones que nacieron de dicho Plano Elemental fueron simplemente Dragones del Vapor, no estando asociados con un Orbe de la Manifestación. Con el transcurso de los milenios, serían capaces de volver a replicar los Orbes de la Manifestación pero hasta entonces varias generaciones tuvieron que aprender a vivir sin ellos, confinados en el Plano Elemental del Vapor.

Cuando morían los Dragones del Vapor o cuando los Dragones Elementales del Vapor perdían su orbe, Khemoinen los transformaba en Dragones Fantasma Acuáticos.

Los Orbes de la Manifestación también pueden asociarse de manera errónea a Planos Elementales que no son los nativos del ser que tiene dicho Orbe de la Manifestación.

Esto puede ocurrir de muchas maneras diferentes: porque el que cree el Orbe de la Manifestación no conozca de manera precisa a que Plano Elemental pertenece el que va a ser luego su usuario, porque dicho individuo pertenezca a un Plano Elemental ligeramente diferente o por simple ignorancia. Estos últimos casos son los más graves, puesto que que un Dragón Elemental del Fuego esté asociado al Plano Elemental del Fuego Violeta tiene graves consecuencias a corto plazo, pero el cuerpo del Dragón Elemental del Fuego se acaba adaptando a ello como si siempre hubiese sido nativo del Plano Elemental del Fuego Violeta. Sin embargo, existieron casos en los que Dragones Elementales de la Tierra se asociaron con el Plano Elemental del Agua, o Dragones Elementales del Aire se asociaron con el Plano Elemental del Metal.

Dichos casos dieron lugar a Dragones terriblemente deformados: incapaces de cortar el vínculo que les unía con el Plano Elemental ajeno a ellos, la energía que venía de esos Planos Elementales transformaba su cuerpo poco a poco, pero su cuerpo era incapaz de completar la transformación.

A estos seres se los conoce como Dravogen o Ddravoganen y constituyen uno de los motivos por los que el uso de Orbes de la Manifestación no está muy extendido entre las diversas especies elementales que pueblan el Milegu y es usado casi exclusivamente por los Dragones Elementales: el miedo a que sus Esencias puedan transformarse y volverse Esencias Corruptas es mayor que el supuesto beneficio que obtendrían.

La apariencia de cada Orbe de la Manifestación es radicalmente diferente, pero sí que se carecterizan en ser esferas de energía elementa pulsante que forman un vórtice que tiene conexión directa con un Plano Elemental.

El Orbe de la Manifestación puede ser reducido hasta escalas muy reducidas para facilitar su transporte y ocultación e incluso hasta tamaños microscópicos para ser introducidos debajo de la piel. Sin embargo, también existe la simple posibilidad de volverlos invisibles.


Criaturas: Seres Elementales, Dragones Elementales (Cinco Dragones, Dragones Elementales del Agua, Dragones Aquamarinos, Dragones Elementales del Vapor, Dragones del Vapor, Dragones Fantasma Acuáticos, Dragones Elementales del Aire, Dragones Elementales de la Tierra, Dragones Elementales del Fuego, Dravogen). Entidad de los Dragones del Milegu, Forjadores de las Pesadillas, Pesadillas Forjadas, Omegas.
Espacios Planares: Planos Elementales (Plano Elemental del Agua, Plano Elemental del Metal, Plano Elemental del Vapor, Plano Elemental del Fuego Violeta), Planos Materiales, Planos Oníricos, Planos Fractales, Planos Astrales, Espacio Interplanar Gris, radiación interplanar, pulsos planares.
Conceptos: Esencias, Texturas de las Esencias, Xiwalianqué.
Objetos: Orbes de la Manifestación.
Individuos: Khemoinen.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Jôb. Imagen original aquí → El Orbe de la Manifestación (deviantart). Imagen en tamaño completo aquí → El Orbe de la Manifestación (imagen).

©Hyposs Productions. ©Jôb