20150515205324-los-matenni-zsai.jpg

Texto original


Los Matenni-zsai 1  son una especie creada por los Dioses del Caos 2 [W’rêulmr] para vigilar a los Masugran en su tarea de permitir el crecimiento de la Figura más perfecta de Todo y así evitar la repetición del fallo masugriánico, evento en el cual casi se produce la mezcla del Centro de Todo con el Centro del Cosmos y que hubiera resultado en la destrucción del Milegu.
Irónicamente, fue el propio fallo masugriánico el que provocó el nacimiento de los Dioses del Caos, mucho más poderosos que los Dioses surgidos anteriormente del Centro del Cosmos, conocidos como Dioses Primigenios.

Los Masugran, a parte de ser los encargados de ejecutar las acciones necesarias para permitir la Ampliación de los Centros del Milegu (mediante las Llaves de los Planos), también se dedicaban a las labores de mantenimiento que requiere la enorme urna de plasma (que separa los Centros del Milegu) y las propias cerraduras. Los Masugran cubren las cerraduras con protecciones para evitar que la enorme energía que emana de la Figura más perfecta de Todo las deforme.
Para corregir las imperfecciones que se generaban de todas maneras, los Masugran crearon a unos pequeños seres (llamados Lwroyi)3 que lamían constantemente las superficies para mantenerlas con la forma precisa.

A pesar de que parece ser un sistema complicado (puesto que con este sistema los Masugran tienen que controlar telepáticamente con su fuerza de voluntad a esas criaturas para que no deformen las cerraduras) es, en realidad, el método más simple debido a un simple motivo: los Masugran no pueden pasar gran cantidad de tiempo cerca de la Figura (dentro del Centro de Todo).

Los Matenni-zsai sólo fueron necesarios durante un corto período de tiempo, sin que diese tiempo a que la Figura más perfecta de Todo se expandiera de nuevo desde que ocurrió el fallo masugriánico. Antes, los Masugran descubrieron que la Figura más perfecta de Todo tenía mente propia y que ésta había decidido crecer menos de lo debido y, como consecuencia, su fallo había posibilitado la creación de unos dioses más poderosos de lo normal 4.
Los Masugran habían sido degradados: antes eran una de las especies más importantes del Milegu. Su error y el enorme poder de los Dioses del Caos hicieron que esto dejara de ser así, estando en todo momento controlados por los Dioses del Caos y sus criaturas.

Las más importantes de todas esas criaturas fueron los Matenni-zsai, creadas a semejanza de otras criaturas que habitaban los Centros del Milegu, como las Criaturas Astrales de los Ealqum. Al igual que ellas, son criaturas "descentralizadas", se pueden separar en numerosos fragmentos autónomos entre sí.

Los Matenni-zsai son seres preeminentemente estáticos. Los Masugran los describen en sus antiguas crónicas como seres inmensos, inmóviles, de color dorado y repletos de ojos que miran de manera despiadada.
Su principal función era la de vigilar a los Masugran para que éstos llevaran a cabo sin descanso su trabajo, pero no eran (ni son) seres malignos. Como seres aparentemente más parecidos a máquinas o cámaras de vigilancia que a auténticas criaturas, los Matenni-zsai no necesitan alimento: a través de los zarcillos que no terminan en ojos obtienen energía del ambiente, repleto de ella debido a la cercanía de la Figura más perfecta de Todo.

Después de que los Masugran decidieran ausentarse de sus funciones, los Matenni-zsai tuvieron que encargarse de arreglar las imperfecciones que su marcha había provocado.

Aquí entra en juego otra de las asombrosas habilidades de estos gigantescos entes: son capaces de reconstruir su propio cuerpo adquiriendo habilidades diferentes.
Mientras que otras especies se sirven de su energía mágica para transformarse en otros seres (metamorfos como los Sercque, los Nhel o los Grenjhal) y otros utilizan tecnología específica que transforma instantáneamente todas las porciones orgánicas de su cuerpo (como los Infiltrados), los Matenni-zsai simplemente transforman lentamente su cuerpo mediante procesos metabólicos y conforme a sus necesidades.
Su cuerpo es etéreo, condición necesaria para resistir sin ser destruido frente a las increíbles energías que desprende la Figura más perfecta de Todo y está compuesto de minúsculas piezas que funcionan como diminutos engranajes y que controla el Matenni-zsai a voluntad. Es así como es capaz de cambiar de forma.

Miles de brazos sustituyeron a los miles de ojos: los Matenni-zsai se encargaron a partir de entonces de mantener controlados a los Lwroyi para que las cerraduras no se deformaran.
Cada uno de los cientos de Matanni-zsai que existían por aquel entonces, era capaz de controlar un gran número de huecos.
También custodiaron sin ninguna complicación la Membrana que separa el Centro del Cosmos del resto del Milegu.

Poco después, los Masugran fueron expulsados de la Dimensión de los Centros del Milegu.
La marcha de los Masugran no provocó ningún cambio apreciable en el mantenimiento de la Figura más perfecta de Todo.

Sin embargo, la expulsión de los Centros del Milegu provocaría la Caída en el Mal de los Masugran y su deseo de volver a toda costa para controlar de nuevo las Llaves de los Planos.

Temerosos de que esto sucediese, los Dioses del Caos (en concreto los Dioses Antiguos o N’ukit ElkÂnaa) cerraron el acceso desde todos los Planos a los Centros del Milegu (lo que incidentalmente provocaría también la casi imposibilidad de viajar de un Plano a otro).

Fueron los Matenni-zsai los encargados de llevar acabo las órdenes de los Dioses Antiguos: transformados en una gigantesca y huesuda mano, rompieron todos los enlaces de la Membrana exterior del Centro del Cosmos.

Muchos especulan con que fueron destruidos en el proceso, pero eso es falso: siguieron sirviendo a los Dioses del Caos hasta mucho tiempo después, cuando se produjo la destrucción del planeta Qónvru y se desató la "Ira de Huecuvu", que dividió a los Dioses del Caos, abandonando las Estancias de los Dioses.

Los Matenni-zsai abandonaron el cuidado de la Figura más perfecta de Todo (a partir de entonces fue custodiada por algunos W’rêulmr) y se refugiaron en los Ealqum (ahora inutilizados por el Cierre de Planos).

Debido a su neutralidad se los ha visto trabajando tanto junto con Sercque, otros Lttbeh, Akleavin y Elfos Säarian 5; aunque también con el Ejército del Mal (en concreto Malignos y Señores del Mal).

Muchos ponen en duda su inteligencia, pero esto no lleva a ninguna parte: los Matenni-zsai son increíblemente inteligentes. Quizás la respuesta se halle en su condiciones fisiológicas: su total indestructibilidad (presenciaron la Explosión de Magnum, donde murió Tlral un poderoso Dios Primigenio) y su reproducción mediante mitosis (crean individuos idénticos a sí mismos) hacen que vean el mundo sin estar condicionados por multitud de instintos que poseen otros seres. Por lo tanto no son malvados (aunque puedan aparentarlo o actuar ayudando a otros seres malvados), sino que son totalmente desinteresados hacia la realidad inmediata.

Algunas especies expertas en dimensionalidad como los Kdieua o los Dussianos buscan tenazmente a los Matenni-zsai para interrogarlos (los Matenni-zsai se comunican mediante telepatía) acerca de multitud de Espacios Planares o sobre la propia Figura más perfecta de Todo. Nunca han conseguido respuesta, a pesar de las insistentes preguntas 6.

Se sugiere, entre susurros de angustia, que los Matenni-zsai sean en realidad dem nutkiae, seres procedentes de Milegu anteriores en el tiempo. Esto relacionaría fuertemente a los Matenni-zsai con los Tjrahui, los Demonios de los Planos, los Devoradores y los Fundamentadores.

*1: Matenni-zsai se puede pronunciar de tres maneras: "Ma-te-’ni-tze-sai" "Ma-te-’ni-zai" y "Ma-té-ni za-sái".
*2: Es decir, aquellos dioses creados por el fallo masugriánico y que son denominados por la terminología dussiana como W’rêulmr en su conjunto y específicamente Dioses del Caos (W’rêulmr del Caos) y Dioses Honorables (W’rêulmr Honorables).
*3: Se pronuncia "el’gruoyi", con la primera e muy muy breve.
*4: Algunos interpretan los hechos que siguieron (la expulsión de los Masugran por los Dioses del Caos debido a su enorme poder) como una circunstancia deseada por la propia Figura más perfecta de Todo. Siguiendo estos pensamientos secuencialmente: "los Masugran fallaron en colocar una llave", "si el crecimiento hubiera sido normal el Milegu se habría destruido", "la Figura creció menos de lo normal y por lo tanto la Figura tiene Mente", "el crecimiento anormal de la Figura provocó la aparición de unos dioses muy poderosos y soberbios", "el castigo que iba a emplear contra los Masugran lo respondieron éstos aduciendo que si no fuera por su fallo los Dioses del Caos no existirían", "los Dioses del Caos expulsan a los Masugran y toman ellos el control del proceso de expansión de la Figura más perfecta de Todo". Y aquí añaden los partidarios de esa teoría: "la Figura más perfecta de Todo ya no volverá a estar en un peligro tan directo debido a la expulsión de los Masugran, la expulsión era un efecto deseado por la Figura".
Esta argumentación, sin embargo, tiene muchos detractores y, según ellos, muchos problemas: el primero sería que los Dioses del Caos no sólo expulsaron a los Masugran y tomaron el control de las Ampliaciones de la Figura más perfecta de Todo, sino que también cerraron los Planos, algo increíblemente perjudicial para la salud del Milegu y la de la propia Figura más perfecta de Todo.
*5: Los únicos Elfos que mantienen tratos con los Matenni-zsai son los Elfos Säarian, que conocen múltiples de los secretos del Milegu. El resto de Elfos consideran a los Matenni-zsai como meros espíritus menores, o peor, como demonios sin alma.
*6: Es posible que los Matenni-zsai conozcan los Grandes Secretos y que, por temor a revelarlos, no hablen con especies inteligentes.


Criaturas: Matenni-zsai, W’rêulmr: Dioses del Caos (Dioses Antiguos, Huecuvu), Dioses Honorables, Dioses Primigenios (Tlral); Masugran, Lwroyi, Criaturas Astrales de los Ealqum, Razas Lttbeh: Guen, Jynas, Sercque, Nhel); Infiltrados, Grenjhal, Malignos, Señores del Mal, Dussianos, Kdieua, Akleavin, Elfos Säarian, Elfos. Dem nutkiae, Tjrahui, Demonios de los Planos, Devoradores y Fundamentadores.
Espacios Planares: Dimensión de los Centros del Milegu, Estructuras Finales (Centro de Todo, Centro del Cosmos, Ealqum, Figura más perfecta de Todo, Estancias de los Dioses). Qónvru. Lupravala.
Objetos: Llaves Interplanares.
Acontecimientos: fallo masugriánico, Cierre de los Planos, Caídas en el Mal, Ira de Huecuvu. Explosión de Magnum.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Bud Bretz (Quartertime). Imagen original aquí → Organic chandelier. Imagen en tamaño completo → Organic chandelier/Matenni Zsai. Dominio público. (antigua)
Otra imagen The Watchers.

©Hyposs Productions  Quartertime