20150412200112-los-xontassseslisz-nurom-soldados-del-mal.jpg

Texto original, inspirado en la imagen.


Estos escalofriantes seres están al servicio de los Señores del Mal. Se han hecho muchísimas suposiciones sobre porqué habrían decidido servir a los Señores del Mal.

Al principio se pensaba que los Señores del Mal los habían capturado y esclavizado como a otras muchísimas otras razas (los Espectros de ηuβaΘζ, las Sombras Estilizadas de la Guerra, Savari etc...). Sin embargo, mucho tiempo después, se descubrió que esto no era así. Como a los Señores del Mal no les gusta dar a conocer que una raza está colaborando por sus propios motivos con los Señores del Mal (véase las Pesadillas de Lava), pretendieron aparentar que los habían capturado invadiendo su territorio.

Los Soldados del Mal (llamados así por razones que posteriormente veremos como obvias), aparecieron cuando los Señores del Mal estaban haciendo extraños experimentos.
Esos experimentos, según ha podido saber un Sercque infiltrado entre los Señores del Mal, trataban de obtener un medio de comunicación y transporte entre diferentes Planos e incluso entre un Pllano y fuera de él, cosa que es considerada en la actualidad como imposible 1. También pretendían obtener un método adecuado de producir dimensionalidades 2 estables (también llamadas purpuijas).
La finalidad de estos experimentos era la creación de nuevos tipos de Qruzes, de Planos y todo tipo de manipulaciones con dimensionalidades 3. Éstos permitirían transportar de manera indetectable para otros seres: pensamientos, energía negativa, tropas, etc..
Mientras probaban la recién descubierta transmisión entre puntos oscuros, ocurrió un suceso imprevisto. La transmisión entre puntos oscuros se realiza mediante pozos de energía negativa y canales de energía negativa.
Los hechos, según la reconstrucción de un Nhel y un Sercque, fueron estos:

El Experimento

Un grupo de investigación compuesto por Grandes Señores del Mal, Forjadores de Espadas Negras y Lords de las Pesadillas estaba probando un canal de energía recién construido cuando cinco de ellos estallaron en pompas de colores. Obviamente, esto atemorizó al resto de ellos, lo que provocó que se desconcentraran y el subsiguiente colapso del Canal de Energía Oscuro, que se tragó a otros 7 compañeros, quedando únicamente con vida 4 individuos. Estos 4 individuos pudieron vislumbrar que había sido del Canal de Energía, pues permanecía abierto a pesar de su colapso.

Había cambiado radicalmente. Sus colores habían experimentado una sutil variación y donde antes había tonalidades totalmente oscuras ahora había zonas extremadamente brillantes. Sin embargo, el mayor cambio se produjo en su estructura. Antes parecía una simple abertura de la que no se veía un final claro. Ahora parecía tremendamente estable, además de poderse percibir con absoluta claridad lo que se hallaba al otro lado. En él pudieron ver los efectos de una gran explosión. Antes de que apareciese el cuerpo de elite de las fuerzas de los Señores del Mal y los sacase de allí pudieron ver un montón de cuerpos, carbonizados o muertos sin una causa aparente. Habría como 30 de ellos. No pertenecían a ninguna raza que los Señores del Mal conocieran.

A estos 4 individuos no se les permitió hablar bajo ningún concepto del suceso a otros Señores del Mal, es por eso por lo que cuando a los días siguientes se presentaron unos extraños individuos ante los mandos superiores de entre los Señores del Mal y los Emperadores Abismales, éstos no fueron capaces de relacionar ambos hechos. Varios miembros de la Inteligencia de los Señores del Mal fueron asesinados, aunque no se tuvo conocimiento de ello y los supervivientes de los experimentos fueron trasladados a puntos muy alejados de los Planos Inferiores.
Los Soldados del Mal se presentaron bajo el impronunciable nombre de Xontassseslisz 4. Su nombre real en realidad era más largo Xontassseslisz’nurom (aunque hay muchas variantes y grafías). En realidad fue un único individuo al que trataron de interrogar los Señores del Mal.

El Contacto

Vestido con telas multicolores y de facciones delicadas, el primer Xontassseslisz’nurom al que vieron los Señores del Mal les dejó algo confusos: para los individuos que le encontraron fue sin lugar a dudas una sorpresa: el Xontassseslisz había entrado en los Planos Inferiores sin hacer saltar ningún tipo de alerta. Su actitud también resultaba extraña.

Se sentó en el suelo, sin atender a ninguno de ellos ni contestar ninguna pregunta, ni evidenciar que los hubiese visto. Pasado un rato, emitió varios chirridos agudísimos que desconcertaron a los Señores del Mal y a sus Pesadillas. Al igual que gran parte de los Señores del Mal, los Xontassseslisz pueden comunicar el significado de las cosas a seres que no entiendan su idioma. Se presentó como un Xontassseslisz de rango medio, expresando su deseo de aclarar el grave suceso que había ocurrido. Según él, el Ejército del Mal pronto recibiría a una comitiva dispuesta a cobrar las compensaciones necesarias por el crimen cometido.

Los Señores del Mal allí presentes, de baja categoría (tres Señores del Mal y dos Señores de las Pesadillas, junto con sus Pesadillas) negaron saber nada del incidente y acusaron al Xontassseslisz de mentir (los miembros del Ejército del Mal tratan de defender al resto bajo cualquier circunstancia).

Aunque no hizo ningún movimiento brusco, todos apreciaron que la acusación realizada se derretía bajo sus inquisitivos ojos.

Debido a su mirada, ciertamente peligrosa, uno de los Señores de las Pesadillas que allí se hallaban decidió volver a un puesto de control para comunicar la noticia a los equipos de élite de los Señores del Mal.

El Xontassseslisz, que dijo que su nombre era "simplemente" Qryzyxwu, no prestó atención a la marcha del Señor de las Pesadillas ni a la llegada de algunos Espectros de ηuβaΘζ. Con su peculiar tono de voz y su estado de ánimo calmoso relató punto por punto como esclavizarían a los Señores del Mal, a los Señores Arcanos del Mal, a los Emperadores Abismales y a todos sus vasallos y llegarían a controlar el Ejército del Mal.

A continuación se desvaneció durante un momento en el aire, tornándose invisible. Pasados algunos segundos, los Señores del Mal, sus Pesadillas y los Espectos de ηuβaΘζ ya no pudieron ver nada, no sólo a él, pues habían sido heridos de muerte.
Si alguien hubiese visto la escena desde las proximidades habría asegurado que el Xontassseslisz se había transformado en miles de dagas agrupadas como si fueran una armadura y danzado de manera frenética alrededor de los estupefactos Señores del Mal.
Diez segundos después, los cadáveres, armaduras y Esencias se deshacían hechas cenizas.

Una vez llegados los miembros de la Inteligencia del Ejército del Mal, se presentó y expresó nuevamente su enfado por las muertes de sus compañeros, caminó lentamente en un amplio círculo y desapareció.

El Primer Encuentro

Pasados unos días se presentaron en los Planos Inferiores una fastuosa comitiva de Xontassseslisz’nurom que acusaron a los Señores del Mal de asesinar a 30 de los suyos.

Eran sólo 11 Xontasseslisz pero su aspecto altivo y amenazador hacía que parecieran muchísimos más. Iban vestidos con extrañas armaduras, repletos de cuchillas y no se veía una sola parte de su cuerpo, pues todos ellos estaban cubiertos de ornamentos de apariencia mortal.

Fue la única vez que algunos de los Señores del Mal pudieron ver desplegado el auténtico poder de los Xontassseslisz, instalándose en ellos un temor muy profundo. Cuando algunos Grandes Señores del Mal y Señores Arcanos del Mal jóvenes quisiesen acabar con los Soldados del Mal, sería el simple recuerdo de aquella audiencia en la que las palabras flotaban cargadas de ácido veneno y lo que después aconteció, lo que haría que los más ancianos Señores del Mal se opusiesen a ello, con la consiguiente pelea por el poder.

Fueron recibidos en una amplia explanada de metal grisáceo y oscuro que formaba una especie de coliseo natural, en cuyos extremos superiores estaban labrados gigantescos tronos donde se sentaban los dirigentes del Ejército del Mal. No lejos de allí se habían acampado amplias unidades de Caballeros del Mal de Tyuratam, Tychi y Skôrne, junto con Jinetes del Mal, Incarnum, Oweilu, Espectros de ηuβaΘζ y Sombras Estilizadas de la Guerra.

En la audiencia, amenazaron ampliamente a los Señores del Mal e hicieron entrever que disponían de magias y tecnologías más allá de la amplia comprensión acumulada por los Ejércitos del Mal, y que podrían usarlos contra los Señores del Mal si no se llegaba a un acuerdo

Los Señores del Mal contestaron a su vez desdeñando estas amenazas y explicando el suceso como algo puntual y de carácter accidental. Además, en un alarde de arrogancia, ofrecieron a los Xontassseslisz’nurom que sirvieran al Ejército del Mal. Obviamente este ofrecimiento en las condiciones en las que fue planteado (de sumisión de los Xontassseslisz a los Señores del Mal) sólo puede obedecer a la inagotable prepotencia de la que siempre hacen gala los Señores del Mal.

Los Xontassseslisz que habían acudido a aquel encuentro no tenían, a pesar de su amenazador aspecto, autoridad alguna para rechazar o aceptar ningún tipo de acuerdo diferente del planteado por ellos. En realidad eran una unidad de elite de los Xontassseslisz enviada para atemorizar a los Señores del Mal, reunir información y preparar el camino para los planes de los Xontassseslisz.

Aunque desde fuera —a la vista del transcurso de los acontecimientos— éste pudiese parecer un gesto inútil, pronto entenderemos porqué fue fundamental.

Al igual que habían hecho los Señores del Mal con las amenazas veladas de los Xontassseslisz, éstos simplemente ignoraron el ofrecimiento con gesto desdeñoso.

Los Xontassseslisz entonces se dispusieron a retirarse, no sin antes exigir una cantidad importante de materias primas procedentes de los Planos Inferiores a pagar en un plazo de 10 días. Se embozaron en tupidas capas de oscuridad y se dispusieron a abandonar los Planos Inferiores.

El Ataque

Algunos Caballeros del Mal de Tychi (que no habían presenciado, pero sí oído, la tensa reunión entre los más altos cargos del Ejército del Mal y los Xontassseslisz), decidieron acabar con lo que pensaron que era una insolencia y una ofensa totalmente insoportable para el Ejército del Mal.

Atacaron a los Xontassseslisz junto con algunos Caballeros del Mal de Skôrne, Pesadillas Abismales y Pesadillas Muertas.

Rápidamente, los Xontasseslisz se dieron la vuelta y mutiplicaron por cuatro su número. Cada espina y punta afilada de sus armaduras vomitó un líquido negro-plateado luminoso que les rodeó. Se deslizaron a través de ese líquido de manera vertiginosa.
En pocos instantes mataron a 20 de los Caballeros del Mal que habían intentado atacarlos y a algunas Pesadillas Muertas y Abismales. El jefe del cuerpo de elite, que chilló su nombre en voz alta, se presentó bajo el nombre de "Xwasiionalisssonuralis" (algo así como "el rey de la tormenta de cuchillas") y ejemplificó su nombre disparando una cantidad enorme de cuchillas contra los Grandes Señores del Mal y los Emperadores Abismales.

Disparar a distancia contra seres tan poderosos es algo que muchos dirían inútil y no se equivocarían lo más mínimo. Pero lo que hizo Xwasiionalisssonuralis no fueron disparos a distancia como tales: cada una de las cuchillas formaba parte de su propia armadura y ninguna de ellas se separó más de un palmo de la armadura hasta el momento de impactar contra los Señores del Mal, Emperadores Abismales y Lords Arcanos del Mal sentados en sus tronos. Esto quiere decir, que El rey de la tormenta de cuchillas se subdividió en cientos de versiones de sí mismo que recorrieron a gran velocidad el espacio que les distanciaba de los Señores del Mal y que empuñaba cada una de las cuchillas con las que les hirió.

Un segundo después volvió a su posición en el centro de la explanada de metal y se sentó en el suelo. Uno de los Señores del Mal, al que Xwasiilonalisssonuralis le había cortado un dedo, se abalanzó rugiendo sobre él. En el espacio de tiempo que el Señor del Mal tardó en ponerse de pie, El rey de la tormenta de cuchillas cruzó el espacio que le separabá de él, extrajo una cuchilla especialmente larga y se la puso en el cuello, amenazándole con silbidos agudos y chirridos.

Los Xontasseslisz’nurom que se habían desdoblado lucharon desenfrenadamente con los Caballeros del Mal, a los que arrojaron sin miramientos fuera del coliseo.

La situación era tan abrumadora y había sucedido en tampoco tiempo que las tropas del Ejército del Mal reunidas en los alrededores apenas vislumbraron lo que pasó.

Otros dos Xontasseslisz’nurom se adelantaron y se presentaron con los mismos chirridos: Qowjsiollassinurla, Desierto de agua negra y Qzmaillaissas, Torbellino de sangre furiosa.

Se arrodillaron en el suelo, sacando de su afilada armadura pequeños saquitos y esparciendo su contenido delante de ellos. Inmediatamente después el aire de toda la explanada metálica se convirtió en una sustancia semitransparente.

A partir de entonces no se pudo oír ni ver nada desde el exterior de la explanada.

Los Xontassseslisz pasaron a explicar entonces que el acuerdo que habían propuesto en un principio era obligatorio y que no podía ser rechazado. Además de que un acuerdo sería beneficioso para ambas especies, los Xontassseslisz amenazaron directamente de muerte a los Señores del Mal. Les contaron también que en su sangre y en su Esencia se habían introducido fragmentos minúsculos de ciertas sustancias que harían que sus recuerdos de el encuentro fuesen difusos.

El encuentro finalmente terminó con la promesa de pago por parte de los Señores del Mal de grandes cantidades de oro y artilugios mecánicos en compensación por la muerte de los Xontassseslisz y el intento fallido de atentado de los Caballeros del Mal. Los supervivientes del ataque contra los Xontassseslisz fueron ejecutados.

El Segundo Encuentro

El segundo encuentro fue mucho más tenso desde el inicio. En primer lugar, acudieron Xontassseslisz de categorías inferiores a recoger las indemnizaciones. Esto enfureció a una parte de los Señores del Mal que no habían estado presentes en el primer encuentro y que veían en los Xontassseslisz a una especie a la que esclavizar y no una especie a la que tratar con respeto. La actitud de estos Xontasseslisz fue en todo momento huraña y sin seguir ningún tipo de protocolo, a la vez que no despertaban la aprensión que sí que provocaba el cuerpo de elite.

CONTINUARÁ...

*1: Si exceptuamos los Pllanos Transparentes creados por la Metamagia de Magnum. Sin embargo, estos Pllanos creados por la Metamagia no son Pllanos Negativos en sí mismos. Los miembros de este grupo de investigación no eran lo suficientemente poderosos como para transformar un Pllano Negativo en alguna otra cosa (quizás ni siquiera supieran que eso podría hacerse) y por eso intentaban crear un canal de comunicación.
*2 y 3: Normalmente el término dimensionalidad se refiere a cómo se conecta un Plano con respecto a otros Planos. Aquí está utilizado como metonimia: "...un método adecuado de producir "Planos con dimensionalidades" estables.
En *3 se refiere a "todo tipo de manipulaciones de las dimensionalidades de los Planos".
También, a los Planos que presentan determinados tipos de dimensionalidad se los denomina Dimensionalidades, pero no son un tipo realmente diferenciado de Planos.
*4: Esta es la → pronunciación.


Criaturas: Ejército del Mal (Señores del Mal, Grandes Señores del Mal, Emperadores Abismales, Señores Arcanos del Mal, Espectros de ηuβaΘζ, Creadores de las Pesadillas, Señores de las Pesadillas, Lords de las Pesadillas, Caballeros del Mal de Tychi, Caballeros del Mal de Tyuratam, Caballeros del Mal de Skôrne, Jinetes del Mal, Incarnum, Oweilu, Sombras Estilizadas de la Guerra, Savari, Forjadores de Espadas Negras, Pesadillas, Pesadillas de Lava, Pesadillas Abismales, Pesadillas Muertas). Xontassseslisz’nurom. Razas Lttbeh: Nhel y Sercque. Metamagia de Magnum.
Espacios Planares: Planos, Planos Inferiores, Pllanos (Pllanos Transparentes, Pllanos Negativos), dimensionalidades (purpuijas).
Conceptos: Esencias.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Antti Iso-somppi. Imagen original aquí → The Soldier. Imagen en tamaño completo aquí → Los Soldados del Mal. (antigua)

©Hyposs Productions. ©Antti Iso-somppi

Etiquetas: , , ,